Blog Page Title

Correa dispuesto a reunirse con opositoras a explotación petrolera

El presidente Rafael Correa está dispuesto a reunirse la semana próxima en la Amazonía ecuatoriana con un grupo de mujeres indígenas que llegaron hoy aquí para protestar contra la explotación petrolera de la reserva Yasuní, anunció una fuente oficial. De acuerdo con el secretario de la Presidencia, Leonardo Berrezueta, el encuentro podría realizarse el martes próximo, fecha en que Correa tiene previsto viajar a la localidad amazónica de Pañacocha para inaugurar la segunda Comunidad del Milenio del país, construida con recursos procedentes del petróleo.

Un centenar de mujeres de diferentes nacionalidades indígenas llegó este miércoles a Quito tras una caminata de cinco días, para expresar su oposición a las intenciones del gobierno de explotar las reservas de crudo existentes en un sector del Yasuní.

Según explicaron, su objetivo es pedir que se respete la intangibilidad de ese territorio donde viven algunos grupos en aislamiento voluntario, así como su biodiversidad y patrimonio natural.

El gobierno ecuatoriano decidió promover la extracción del crudo de esa reserva natural en agosto pasado, tras fracasar una propuesta presentada por Correa en Naciones Unidas seis años atrás que pretendía dejar el petróleo bajo tierra, a cambio de una contribución monetaria de la comunidad internacional.

Pero hasta la fecha sólo se logró recaudar el uno por ciento de los tres mil 600 millones de dólares que pedía el país andino, por lo que a solicitud del mandatario, el Parlamento decidió autorizar la explotación de esos recursos.

De acuerdo con Correa, la estatal Petroamazonas garantizará una explotación responsable del Yasuní, del que sólo se afectará, asegura, el uno por mil de las más de 900 mil hectáreas que lo componen, mientras que los ganancias, estimadas en unos 18 mil millones de dólares, serán utilizadas para combatir la pobreza.

Más de un centenar de alcaldes de la Amazonía respaldan la decisión del gobierno de extraer el crudo, mientras algunos grupos ecologistas y sectores de la oposición han hecho causa común contra la propuesta, e intentarán recoger en las próximas semanas las 600 mil firmas necesarias para convocar a una consulta popular sobre el tema.

FUENTE PRENSA LATINA