Blog Page Title

El colesterol elevado es culpa las madres

¿Qué nos hace tener el colesterol elevado? Según algunos expertos, los genes y los factores ligados al estilo de vida no pueden explicarlo todo y sugieren que la herencia materna es determinante. Es decir, que el riesgo tener un colesterol elevado está directamente con el nivel de colesterol de la madre antes de que se quedara embarazada. Los resultados que han presentado durante un Congreso de Enfermedades Cardiovasculares que se celebra en Canadá son contundentes: «si una madre tenía el colesterol LDL elevado -malo- antes de un embarazo sus hijos tienen casi cinco veces más probabilidades de tener también el colesterol LDL alto cuando sean adultos».

Se sabe que la salud materna y la exposición en el útero pueden ser fundamentales en la modificación del riesgo de enfermedades cardiovasculares para los hijo, explica Michael Mendelson, del hospital Infantil de Boston (EE.UU.). Pero hasta ahora no se había analizado en profundidad la relación directa entre el colesterol elevado en mujeres en edad fértil y el posible riesgo en sus hijos. Así los investigadores analizaron los datos de las tres generaciones de participantes en el Framingham Heart Study, un estudio que se inició en 1948 con 5.200 personas y que ha permitido la identificación de factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular. «Nadie más estaba evaluando el colesterol en personas jóvenes y sanas en la década de 1950», dice Mendelson .

Y los resultados mostraron que las cifras de colesterol materno estaban muy relacionadas con importantes factores de riesgo cardiovasculares de sus hijos cuando fueron adultos. «La asociación era más fuerte cuando el colesterol era elevado en las madres antes del embarazo, en comparación con las que tenían el colesterol alto después del embarazo», apunta Mendelson.

Epigenética

Este experto es de los que piensa que el riesgo de desarrollar hipercolesterolemia no se explica totalmente por factores genéticos y un estilo de vida . «Ciertos factores, externos o internos, pueden desempeñar un papel en la transformación de los genes – como la exposición a altos niveles de colesterol en el útero- y pueden así tener un efecto duradero en la regulación de los niveles de colesterol, incluso décadas después». Para Mendelson el paso siguiente es analizar los mecanismos que hace que esto suceda. qué sucede esto y, en última instancia , esta línea de investigación puede conducir a la búsqueda de nuevas vías de romper el ciclo de transmisión intergeneracional de los niveles anormales de colesterol.

La investigación no hace sino confirmar la importancia de la gestión de los niveles de colesterol durante toda la vida. «Si bien el concepto de ‘encender’ genes es emocionante cuando se mira en los mecanismos de la enfermedad, a veces es difícil de dilucidar si el riesgo se transmite a través de un estilo de vida o de los genes. En cualquier caso, las consecuencias son graves. Tenemos que gestionar nuestro colesterol para protegernos a nosotros y a nuestros hijos», asegura Beth Abramson, de la Fundación Canadiense del Corazón.

El colesterol alto es un factor de riesgo importante para la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular. Se sabe que puede conducir a una acumulación de placa en las paredes arteriales y a un estrechamiento de las arterias, causando ateroesclerosis, que impide el flujo normal de la sangre a través del organismo.

http://www.abc.es/salud/noticias/colestrol-elevado-culpa-madres-16019.html