Blog Page Title

Aseo de las playas urge al inicio de temporada

Botellas de vidrio, fundas y vasos plásticos se encontraban al inicio de la playa de Chipipe, en Salinas, Santa Elena, el pasado 8 de diciembre. El escenario contrastaba con otros sectores de la playa que sí estaban limpios.

Marlene Mosquera, que acudió al balneario con primos, dice que a inicios de diciembre la playa no debería estar con desechos por la baja presencia de visitantes, pero sí observó basura en algunas zonas.

Según Ketty Gallardo, quien ofrece parasoles, cada asociación de comerciantes de la playa se turna para hacer la recolección de desechos sólidos, pero, a veces, algunos asociados no cumplen en el 100% con esa disposición.

“A nosotros nos conviene tener la playa limpia, pero a veces ellos no lo hacen bien o lo hacen tarde”, dice la comerciante.

Álex Berh, director del departamento de Turismo del Municipio de Salinas, expresa que para esta temporada se contrataron 40 personas para que trabajen durante 8 horas diarias, desde este feriado de fin de año hasta mayo, en la limpieza de los balnearios de la zona.

“Hemos dependido de los asociados, pero tenemos informes de que a veces no los cumplen y no podemos depender de su voluntad”, indica Berh.

Agrega que se ha realizado un control para vendedores ambulantes en playas para poder evitar la informalidad ya que eso generaría desorden, inseguridad y falta de responsabilidad en la recolección de desechos.

Un plan similar se realiza en Montañita. Agentes turísticos expresaron que a más de las personas que limpian la playa, existe una máquina que retira los desechos de la arena.

Javier González, presidente de la comuna Montañita, comenta que ya se coordinan los planes de salubridad, como operativos en restaurantes, hoteles y en las playas, pero que la principal preocupación en la comuna es que se finalice la red alcantarillado.

El dirigente expresa que la zona céntrica, aledaña al parque, ya cuenta con el sistema. “Para fin de año vienen cientos de turistas y el estero está lleno, y con toda la cantidad de líquido que se va a ocupar…Necesitamos el alcantarillado”.

María Lavigne, ciudadana canadiense y propietaria del hostal Papaya, comenta que uno de los principales pedidos de la asociación de actores turísticos es que se limpie el estero. “(Puede haber) enfermedades como conjuntivitis, diarrea. Hay que descontaminar ese río”.

Lavigne agrega que en esta temporada, que comienza a llover, los ductos de agua pluvial se bloquean. “Cuando hay una pequeña lluvia, el río sube… nos preocupa que llueva, porque podríamos estar inundados”.

Vías de ingreso

Hoteleros en el barrio El Tigrillo y zonas aledañas al estero en Montañita indican que se necesita pavimentación en esa zona ya que en época de lluvias se llena de lodo y desechos debido a la afluencia de turistas.

Fuente: www.eluniverso.com