Blog Page Title

Una joven motiva a luchar contra la anorexia

Ayudar a personas con su misma condición fue el principal motor de Antonia Eriksson, quien en septiembre del 2012 y con 38 kilos arribó a un hospital consumida y vencida por la anorexia.

Según informa el portal chileno emol.com, la joven sueca logró salir adelante y ha documentado su recuperación para demostrar que ganarle a su enfermedad sí es posible.

La anorexia y Eriksson, de 18 años, empezaron a convivir en el mismo cuerpo hace dos años. “Mi corazón y órganos se daban por vencidos, mis huesos eran débiles y mis reflejos ya no funcionaban”, contó al diario The Daily Dot.

Ella decidió salvar su vida y una vez internada optó por mirar su desorden alimenticio desde otra perspectiva. Registró su progreso en fotografías en una cuenta de Instagram de manera anónima.

“Instagram me ayudó mucho. Encontré personas que se sentían igual que yo o libraban batallas como la mía (…) Nos apoyamos mucho mutuamente y cuando me sentía decaída, siempre podía volverme hacia mi ‘familia Instagram’ en busca de respaldo y consejo”, dijo.

En la primera fotografía que posteó el 28 de septiembre aparece en una cama de hospital. Dos días después, decidió hacer pública su identidad contrastando dos imágenes: una de “cuando estaba sana” y otra que capturó cuando esperaba ser admitida en el hospital.

Luego comenzó a postear fotos junto a sus familiares y de los alimentos que ingería a diario, con lo que su cuenta empezó a orientarse más hacia el fitness. Por este motivo, en un inicio se denominó fightinganorexia (luchando contra la anorexia) y al poco tiempo lo sustituyó por eatmoveimprove (come, muévete y mejora).

“Las personas me preguntan cuánto peso o cuántas calorías como, y yo no hablaré de eso. No quiero compartir números porque sé que eso fue lo que me provocó la anorexia, y no quiero que mi cuenta se trate de eso”, explicó sobre el propósito de sus publicaciones.

En las imágenes más actuales se puede ver a Antonia recuperada —en febrero del 2013 alcanzó un peso saludable—, que posa en el gimnasio mostrando los músculos que ha logrado obtener tras un arduo trabajo. Incluso, dos compañías de fitness accedieron a auspiciarla.