Blog Page Title

Lluvias inundaron viviendas y deslaves bloquearon las vías

La mañana de ayer fue caótica en Esmeraldas. Dos deslaves simultáneos cortaron el tráfico entre el norte y el sur de la ciudad, luego de casi tres horas de intensas lluvias que empezaron desde la 01:00 y que además afectaron a cinco familias.

En el sector Aire Libre, frente al Club Unión, un deslave cerró la carretera y ocasionó congestionamiento vehicular; cientos de estudiantes no pudieron llegar a sus establecimientos. La otra vía que comunica el norte con el sur de la ciudad también se cerró; el lodo y el barro, producto de un nuevo deslave, hicieron derrapar a los vehículos y un bus quedó atravesado en la carretera.

La Policía canalizó el tráfico por el sistema Puentes sobre el río Esmeraldas. Pasadas las 10:00, ambas vías fueron reabiertas.

Juan Montaño Escobar, de la Unidad del Ambiente del Municipio de Esmeraldas, dijo que lo ocurrido ayer debe servir como alerta y agregó que la emergencia demostró que la urbe no está preparada en caso de una evacuación de este tipo.

Explicó que en Aire Libre, donde ocurrió uno de los deslaves, hace más de un año se hicieron trabajos de ampliación de la carretera y el cerro quedó inestable. Agregó que en la otra vía, por el basurero, casi un millón de metros cúbicos se deslizan desde un cerro y ninguna entidad local cuenta con maquinaria para realizar un trabajo eficiente en el sector.

Mientras, en la parroquia Vuelta Larga, al sur de la ciudad, cuatro familias perdieron parte de sus pertenencias y una más sufrió inundaciones. En el barrio Las Orquídeas, un canal de desfogue de aguas lluvias se taponó y el agua se acumuló e ingresó a cuatro viviendas.

Los afectados son: Fabricio González, Cruz Vera, Winkler Corozo y Luis Cherne. Ellos perdieron colchones, televisores, camas, cocina, ropa y electrodomésticos, porque el agua represada ingresó a las casas.

Cherne pudo subir una lavadora y una refrigeradora sobre la única cama en la que dormía con su esposa e hija. “Todo se mojó, primero empezamos a subir las cosas y luego me di cuenta de que el agua subía muy rápido, entonces decidí evacuar a mi familia”, dijo.

Pero Corozo no pudo salvar ninguna de sus pertenencias. Él vive en la parte baja de una casa de dos pisos y se despertó porque el agua estaba a nivel del colchón. “Salté de la cama asustado y caí al agua, entonces me di cuenta de que todo estaba mojado, perdí todo, solo pude salvar a mi familia”, dijo.

Los habitantes del sector dicen que la zanja donde se represó el caudal de agua tenía desfogue, pero fue taponado.

http://www.eluniverso.com/