Blog Page Title

$ 1 por persona, campaña para Catedral de Cuenca

‘Un dólar por cuencano para salvar la Catedral de la Inmaculada’, conocida como la Catedral Nueva, o ‘una minga para salvar la Catedral’ son los eslóganes de una campaña para recaudar $ 800.000 para reparar los daños en este edificio considerado ícono de la identidad cuencana.

Jaime Moreno, de la comisión que reúne sectores públicos y privados de la ciudad, como la Universidad de Cuenca, Fundación de Turismo, Grupo Empresarial Vázquez, entre otros convocados por la Curia Arquidiocesana, dijo que la campaña será nacional e internacional y se iniciaría en menos de un mes.

Una emisora canadiense promocionará la campaña y con asociaciones de migrantes en EE.UU. esperan recaudar fondos. Según Moreno, la primera etapa de intervención arquitectónica requiere $ 800.000.

Los fondos se regirán por un fideicomiso y también servirían para la restauración del seminario San Luis, cuya estructura resultó afectada en un incendio el 15 de agosto del 2012, un bien inventariado como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

“La Catedral se construyó en base a una minga y de esa misma forma la vamos a recuperar”, manifestó Moreno.

Presenta grietas en los arcos de los pasillos laterales, en las tres cúpulas centrales, manchas de humedad en las paredes, sobre y en los alrededores del vitral de la parte frontal y una fisura que llega desde el cielo raso hasta el vidrio.

El pasado 17 de diciembre se presentó el resultado del levantamiento de información que la Universidad de Cuenca realizó en ocho meses, con aporte de la empresa privada.

Al recorrer por las terrazas exteriores de la cubierta esos problemas son más evidentes, pese a las múltiples intervenciones que se realizaron en los dos últimos años para lograr la impermeabilización de las cúpulas y frenar el deterioro. Una de las primeras intervenciones la hizo el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, el 2012, en la cúpula central y alrededor de la cripta en el subterráneo, por el altar principal, tras las lluvias del 2013 que la afectaron.

Fernando Zalamea, a cargo de los estudios, dijo que las fisuras tienen relación con el tiempo de la obra. Respecto a la grieta frontal, indicó que pudo producirse por el peso de la imagen de Santa Ana, porque cuando se hicieron los planos no estaba previsto ubicarla.

Aunque señaló que las fisuras no deben alarmar, sugirió hacer obras de mantenimiento para evitar mayor deterioro. Recomendó iniciar el revestimiento e impermeabilización de la cubierta.

Apunte
La obra

Más de un siglo
La Catedral de la Inmaculada de la ciudad de Cuenca tiene más de un siglo, pero no se terminó de construir. Además de las torres laterales frontales, faltó el recubrimiento de la cubierta, donde la cerámica empezó a destruirse con el transcurso del tiempo y la situación climática.

$ 24
Mil dieron en total dos empresas cuando la curia pidió, el 2012, apoyo al Cabildo y otros entes. $ 800 mil se estima para la obra.