Blog Page Title

El país volvió a la conducta electoral anterior al correismo

DIARIO HOY.- Simón Pachano, de la Flacso, ha estudiado el comportamiento electoral ecuatoriano desde el retorno a la democracia. Con ese referente interpreta los resultados del 23F.

¿Cómo caracterizaría lá última elección en Ecuador?

Primero, se desvirtúa la idea de que el Presidente es imbatible. Puede ser que mantenga un apoyo que bordea 50% en términos de voto efectivo, pero encuentra ciertos obstáculos: el obstáculo de la lógica local y provincial y el obstáculo de la evaluación de autoridades en ejercicio. El apoyo del Presidente no fue suficiente para que la gente cambiara esa evaluación que, en algunos casos, fue negativa. Si él no está de candidato ya no endosa los votos, como lo ha hecho antes. Segundo: volvemos a constatar que Ecuador no tiene movimientos políticos, sino organizaciones que aparecen para las elecciones y que no tienen cuadros propios. La partidocracia, la farandulocracia, la futbolcracia…, todos los que han sido siempre canteras de candidatos volvieron a aparecer en todos los partidos, no hay una excepción, con el consiguiente lavado de camisetas de siempre. Con el agravante de que han pasado siete años de la existencia de un partido como AP y no tiene capacidad de presentar cargos propios y una estructura capaz de ganar elecciones. Lo mismo ocurre con CREO, que se perfilaba como la primera fuerza de oposición  y no presenta candidatos, no solo que pierde sino que simplemente no entró en la contienda.

¿Hay un regreso al comportamiento electoral de antes del correísmo?

Volvemos a una normalidad de fragmentación. Ecuador siempre ha tenido una votación fragmentada en términos territoriales. Los partidos, incluso en la mal llamada partidocracia, tenían bastiones electorales en los cuales eran muy fuertes: el Partido Socialcristiano en Guayas, Izquierda Democrática en Quito, etc. El término bastión es un término militar que significa fortaleza. Pero la fortaleza puede ser asediada y, en ese caso, se sabe lo que ocurre: los griegos no podían entrar  a Troya pero los troyanos tampoco podían salir. Esa fue la situación política durante más de 20 y ahora hemos vuelto a esa situación. Posiblemente lo que tengamos en adelante  sea nuevamente partidos con bastiones electorales muy definidos y no partidos de alcance nacional. Esta combinación de cosas nos lleva a una pérdida de encanto con Rafael Correa y la revolución ciudadna…

¿Por qué ocurre eso?

El encanto se atenúa por una serie de explicaciones más sociológicas que políticas. Posiblemente el mismo efecto de los cambios estructurales que ha habido en el último tiempo, por ejemplo fortalecimiento de una clase media urbana que demanda otro tipo de cosas. Esto, obviamente, es una hipótesis.

¿Con esa hipótesis está perfilando la pérdida de sintonía de AP con las ciudades?

Claro. La diferencia de votación entre las grandes urbes y las pequeñas ciudades, lo rural, es otro factor interesante. Me parece que en esta elección ha habido una priorización de temas que no tienen que ver con los que movían a la gente en los primeros años de la revolución ciudadana, que eran temas de carácter más material: la obra pública, las carreteras, la situación económica, etc. En esta elección, posiblemente influyeron más algunos temas que son menos materiales, que tienen que ver con las libertades, con la interferencia del Estado en la  vida de las personas. Ahí influyeron temas como los de libertad de expresión, el caso Bonil y otros.

El Presidente dice que esos temas no aparecen en las mediciones y que no hay nada que conduzca a pensar que tuvieron algún efecto. Su conclusión es que no funcionó la estructura del partido. ¿Está de acuerdo con esa visión?

No solamente. Sí es un factor, por supuesto, yo creo que Alianza País no es un partido político. Se comprueba claramente que no hay una estructura de Alianza País. Otro factor es la personalización en la figura del Presidente: el caudillismo de Rafael Correa termina siendo perjudicial para Alianza País, por lo menos en unas elecciones de carácter local y provincial.

¿El Presidente sale indemne? ¿Lo pone usted entre los derrotados?

Sí, claro, incluso en los términos de él. Él planteó que esto era una guerra –incluso usó términos bélicos– a favor o en contra de la revolución ciudadana. Y en términos de gestión municipal perdió en las ciudades más importantes, que es precisamente donde quisieron hacer un modelo de gestión específico municipal. Por tanto sí hay una derrota de la revolución ciudadana y de Rafael Correa, obviamente.

Haciendo un escaneo rápido de los derrotados, ¿qué pasa con Lucio Gutiérrez y el Prian?

Cuando surgieron en el año 2002 se suponía que esos partidos iban a tomar la posta de los partidos que estaban muriendo, pero murieron más rápidamente que algunos de esos a los que iban a sustituir. Obviamente son grandes derrotados en estos momentos. Pero ya lo estaban. En 2007 ya tuvieron una caída, cuando la Asamblea Constituyente, y desde entonces han seguido cayendo. Era obvio que prácticamente desaprecieran ahora. Más la sorpresa es la del Partido Socialcristiano, que logra reconstruir unos bastiones, pocos pero importantes, y logra victorias relativamente significativas: El Oro, Guayas, Los Ríos…

Da la impresión de que a Pachakútik le va muy bien otra vez

Pachakútik expresa de alguna manera la oposición al extractivismo, a la minería. Pero también expresa, en provincias como Cotopaxi, Tungurahua o Pichincha, en Cayambe, una cierta tendencia a recuperar las bases del movimiento indígena. Experimenta una recuperación que habla del fracaso del Gobierno en su intento de copar esas bases. De alguna manera, Pachakútik consigue apropiarse de la idea del Sumak Kawsai, de la defensa de los elementos si se quiere pachamamistas de la Constitución. Eso sería una falla de Alianza País respecto al cumplimiento de este tipo de objetivos y se enlaza con la visión tecnocrática del Gobierno. Ese eficientismo tecnocrático funcionó en el primer tiempo, pero tuvo un límite.

Un partido que se fortalece es Avanza. ¿Es la consecuencia de un centramiento de fuerzas o es estructural? Se ha hablado de que es el resurgimiento de la antigua socialdemocracia.

En Avanza hay ciertamente una intención de construir un partido más tradicional. Pero creo que en esta elección no necesariamente es eso lo que se ha expresado, sino un pragmatismo muy grande a la hora de acudir a los viejos caudillos locales y ganar la elección.

¿Pero cómo explicar este retorno  de fuerzas que en un momento dado miraron hacia AP y ahora están mirando, supuestamente, a la antigua social democracia?

Los cuadros vieron que en AP no había la intención de construir una organización política estable.

La teoría de Correa es que no encontraron espacio en AP…

En AP había tanto espacio como para gente de la farándula, del fútbol… ¿Cómo no va encontrar espacio gente que  viene de la política? Lo que pasa es que privilegiaron el resultado inmediato de la elección.

Con respecto a SUMA, Rodas se acuña la visión de que los quiteños votaron por él. Hay otra interpretación según la cual Rodas recoge el voto rechazo de Quito aunque Correa diga que el voto rechazo no aparece en los análisis. ¿Cuál es su lectura?

Rodas es una amalgama de votos. Evidentemente hay un voto rechazo. No creo que la gente cambie tan rápidamente de posición ideológica. Porque Rodas, aunque él diga que es de centro, es una persona de derecha. Me parece que la mayoría de sus votos son de rechazo.

¿Cómo se explica la emergencia de SUMA en las provincias?

Creo que tiene que ver con una búsqueda de eficiencia político administrativa, toda esta idea de gestión política, esas cosas que se estudian en las escuelas de gobierno en fin, pero junto con una idea de renovación  de  la política.

Pero teóricamente eso es AP: eficiencia, tecnocracia con una nueva visión política

Ahí hay una cosa interesante para el análisis: para decirlo en términos pedantes, es la disonancia cognitiva de AP. Ellos plantean una revolución una renovación de la política pero se trata de una revolución de, por decir lo menos, los años 60 o 70, por no decir del siglo XIX. ¿Quién quiere en este momento morir por un ideal? Alguna gente quiere morir por sobredosis pero no  por un ideal. SUMA, en cambio, plantea una renovación mucho más light, si se quiere, pero más contemporánea, sensible a esta visión de estas clases medias nuevas, de una juventud que quiere otro tipo de cosas. Claro que también se combina con caudillos locales, esa es un constante que atraviesa a todos.

Finalmente, CREO. ¿Se encuentran entre los derrotados?

El caso de CREO es muy expresivo  de la no comprensión de lo que es formar un partido político. CREO tuvo posibilidades para crear una mínima estructura durante un año pero no hicieron nada. Poco antes de que se cierre la inscripción de candidatos, Guillermo Lasso estuvo dando vueltas por Quito proponiendo la alcaldía a varias personas. Fue exactamente lo mismo que ocurrió con Rodas. Yo creo que ninguno de ellos tiene una idea de un partido, una organización estable.

A la pérdida de las principales ciudades, Correa opone su éxito en las prefecturas. Con las nuevas visiones de ciudadanía, con la masificación, con la urbanización del país, uno se pregunta, sin menospreciar a nadie, ¿cuál es la importancia política de las prefecturas?.

El papel de las prefecturas, con excepción de un par de provincias, ha pasado a un segundo plano en términos de importancia política y electoral. Las prefecturas actúan en el área  rural, pero quien las elige son las áreas urbanas donde está concentrada la población. Por tanto, los resultados ahí son muy extraños y muy diferentes a este otro juego político. El caso de Quito es clarísimo. La ciudad es más del 80% de la población de Pichincha, pero quienes vivimos en Quito, ¿qué vemos del Consejo Provincial? Ya que el nuevo ordenamiento jurídico dispone que los alcaldes de una provincia integren el Concejo Provincial, el nombramiento del prefecto debería surgir del régimen parlamentario, es decir, debería ser electo por los alcaldes. Eso sería mucho más lógico. Claro, hay prefecturas en donde las personas que han estado les han dado un carácter diferente, pero eso es muy transitorio. Salvador Quishpe, Guadalupe Llori… le han dado un carácter muy político a la a prefectura. Pero creo que la interpretación que hace el presidente no es acertada, porque está dándole un peso político a una institución que no lo tiene.

El personaje

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca. Autor de  libros y artículos sobre democracia, procesos políticos, partidos y elecciones. Artuculista de diario El Universo. Fue Visiting Fellow en el Kellog Institute de la Universidad de Notre Dame y ha sido profesor en universidades de América Latina y España.