Blog Page Title

Excavan por primera vez en Treblinka, la máquina de matar de Hitler r

Restos de las siniestras cámaras de gas, fosas comunes y losas de piedra con estrellas de David grabadas. Así son los primeros restos encontrados por un grupo de arqueólogos británicos que por primera vez excavan en Treblinka, Polonia, uno de los más siniestros campos de exterminio nazis donde fueron asesinados 900.000 judíos y un número indeterminado de gitanos entre 1942 y 1943.steve21/hdc/people/69/0192

Autoridades religiosas de Polonia e Israel han sido los primeros en conceder su permiso a los científicos británicos que han emprendido la tarea que ubicar y de hallar la maquinaria de matar de Hitler, como así se le calificó, a solo hora y media de Varsovia.

Los negacionistas del Holocausto, recoge El País, nunca han admitido la existencia de Treblinka. Hoy, un equipo de la Universidad de Staffordshire (Reino Unido) ha encontrado la primera evidencia física de las cámaras de gas, cimientos y losas, además de varias fosas comunes, aportando la única prueba tangible de que Treblinka no es un mito.

Aunque los nazis, asegura el equipo científico, hicieron un buen trabajo escondiendo el campo, ocultándolo en una zona de labranza, los expertos detectaron tres zonas bastantes distantes entre sí, donde empezaron a hacer las primeras excavacaciones. Allí encontraron huesos humamos, muchos de ellos a nivel superficial y con extraños cortes, recoge El País.

Una cámara disfrazada de baño judío

Después vinieron los cimientos, las oquedades tapadas a conciencia con materiales que luego fueron base de las cámaras de gas. Pero el descubrimiento más macabro fueron unas unas losas de cerámica con la estrella de David en relieve. Algunos supervivientes ya habían hablado de esos dibujos, y en sus relatos aluden a la cámara de gas disfrazda de mikvé, el baño ritual judío, por el que hombres y mujeres judíos llegaban a Treblinka por ese reclamo. Ese símbolo les hacía sentir seguros, confiados, y finalmente engañados, pues se trataba de campo de exterminio nazi.

Ahora, gracias a las excavaciones se ha diseñado un mapa del recinto, desde la vía del tren a la que llegaban judíos y gitanos, hasta las dos cámaras de gas de las que hay restos, y que contqban con una capacidad para 600 personas, una, y de 5.000, otra. Allí está el pasillo al aire libre por el que los llevaban.

A sesenta minutos de la muerte

Los testimonios hablan de una decena de cámaras de gas. En 60 minutios, los vivos pasaban del tren a la desnudez y a la muerte, según indican los arqueólogos en el documental Treblinka: la maquinaria de matar de Hitler, emitido por Smithsonian Chanel, donde se ha dado a conocer este descubrimiento.

FUENTE ECODIARIO ES