Blog Page Title

Ecuador y China buscan quitar las visas y concretar las inversiones

El vicecanciller ecuatoriano, Leonardo Arízaga y el ministro asistente de Asuntos Exteriores de China, Zhang Kunsheng, se reunieron ayer en Pekín a fin de analizar temas bilaterales como las inversiones del país asiático en Ecuador y la posibilidad de que se retire la visa para la entrada a ambos países. En la cita se trataron además algunos temas relacionados con la visita a China que hará el presidente Rafael Correa durante el último trimestre del año.
El acercamiento bilateral es una de las razones por las que Arízaga arribó a China. Otra es ser parte de la delegación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que visita el país dentro de un foro para el desarrollo de las relaciones de cooperación común.
Entrada libre
La suspensión del requisito de la visa para que los chinos ingresen al Ecuador fue anunciada a inicios de año por el vicepresidente Jorge Glas en el marco del foro de inversión “Ecuador-crece” celebrado en el Consejo Chino para la Promoción del Comercio (CCPIT). La intención de retirar las visas para los turistas chinos se manifestó, en ese momento, con el afán de impulsar las visitas de ese país, facilitándoles los procesos. Hasta entonces no se había confirmado la eventual reciprocidad de esta medida.
Ahora, Arízaga informó que se prevé concretar en estos días el acuerdo recíproco de supresión de visados entre ambos estados, con lo que Ecuador se uniría a Chile, Argentina, México y Brasil, países latinoamericanos a los que China también retiró el requerimiento de la visa.
En junio de 2008 ya se dio un primer ejercicio de liberación de este requisito, cuando se eliminó la visa para todos los países, como un principio de nacionalidad universal, sin embargo el mismo Gobierno chino solicitó, en ese entonces, que se retome el visado por una eventual migración de comerciantes chinos que ingresaban al Ecuador en calidad de turistas, mientras que otros tantos utilizaban al país como paso ilegal hacia los Estados Unidos. Ese año se registró el ingreso se 14.468 chinos al Ecuador.
LA HORA/ El exembajador e internacionalista Mauricio Gándara considera que el requisito de visa es muy conveniente y que se lo debe eliminar solo en casos excepcionales. Suprimir la visa es, a su criterio, “peligroso para la economía del país”, porque es más probable una migración china hacia el Ecuador que viceversa, por las condiciones laborales de cada país y la inmensa población china que no se ha incorporado a la economía de su país.Ecuador-y-China-afianzan-relaciones-políticas-económicas-comerciales-e-inversión
Si la idea es impulsar el turismo, como se planteó inicialmente, el retiro de la visa debería hacerse con países como Suiza, con otro tipo de economía, que permita implementar turismo más real, según explicó el experto.
Los negocios
En cuanto a las inversiones, el Vicecanciller presentó un portafolio de proyectos por unos 28.000 millones de dólares en sectores ya conocidos para la inversión china como electricidad, telecomunicaciones, minería y petróleo. Sin embargo, también hay propuestas en áreas como la petroquímica, farmacéutica, siderúrgica y astilleros, que son algunos de los sectores priorizados para el cambio de la matriz productiva.
Uno de los principales puntos de la reunión fue la necesidad de cerrar el contrato de la Corporación Nacional del Petróleo China (CNPC) y el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC por sus siglas en inglés), para la inversión en la Refinería del Pacífico. Cona ello, la empresa petrolera china pasará formalmente a ser socia en conjunto con la venezolana Pdvsa y con Petroecuador en el desarrollo de la Refinería del Pacífico. La inversión que llegaría de China sería de unos 7.000 millones de dólares con un porcentaje de participación del 30%, quedando el 19% para Pdvsa y el 51% para la estatal ecuatoriana.
Para el experto en temas petroleros Augusto Tandazo, el acercamiento relacionado a la Refinería del Pacífico debe analizarse en relación a cuáles son los términos del contrato con China, por ejemplo, si va a ser un socio directamente del proyecto de la refinería, sin más condicionamientos, o si pide ser incluido en las contrataciones para la exploración y explotación petrolera. (ABT)