Blog Page Title

Ecuador celebra el Día Nacional del Yodo cumpliendo estándares internacionales

El 14 de Abril de 1994 el Ecuador fue condecorado por la Unicef- OPS/OMS por haber cumplido con las metas de la Cumbre Mundial de la Infancia, como es la Yodación de la Sal, mediante acuerdo ministerial firmado por el Dr W Sandoval, declarándose así el día Nacional del Yodo en el país.

El Estado ecuatoriano determinó en 1968 de manera obligatoria que la sal de consumo humano debe cumplir con los niveles de yodo recomendados por organismos internacionales. A partir de ahí se constituyó el programa nacional de control de los Desórdenes por Deficiencia de Yodo (DDY).

La prevención y control de la deficiencia de Yodo ha sido uno de los temas con mayor éxito por parte del Ministerio de Salud Pública, desde que en 1949 se creó la Comisión Nacional del Bocio, y más tarde, en 1968 se estableció de manera obligatoria la yodación de la sal de consumo humano.

Los esfuerzos del país son reconocidos en la declaración conjunta del Consejo Internacional para el Control de los Desórdenes por Deficiencia de Yodo (ICCIDD, por sus siglas en inglés), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y UNICEF, la cual destaca que desde 1999 en el Ecuador fue declarado libre de DDY como un problema generalizado de salud pública.

El programa de yodación de la sal es exitoso en el Ecuador debido al cumplimiento de la adición de yodo por las empresas productoras de sal de mesa.

El yodo es un elemento químico que se lo encuentra mayoritariamente en el océano, especialmente en las algas marinas.

La glándula de la tiroides necesita yodo para producir las hormonas. Si la tiroides no tiene suficiente yodo para hacer su trabajo. Esto puede producir un agrandamiento de la glándula de la tiroides (bocio), que se manifiesta como una inflamación del cuello.

Gracias al control del yodo se ha logrado reducir notablemente los índices de personas enfermas de bocio o cretinismo en el país.

El sistema de vigilancia epidemiológica del programa incluye la recolección de muestras de sal de los hogares de los niños y niñas de segundo a séptimo grado de educación básica. La evaluación entre los años 2005 y 2008 indica que en el 98% de los hogares ecuatorianos se consume sal yodada. En tanto que entre el 2009 y el 2012 la muestra revela que en estos años ha aumentado al 99%.