Blog Page Title

PAIS sin Rafael Correa

Alfonso Oramas Gross

PAIS sin Rafael Correa

Leía con interés el análisis y la autocrítica que realizó el presidente Correa en la reciente convención del movimiento PAIS, refiriéndose a los resultados electorales del pasado mes de febrero. El presidente señaló que dicho movimiento ha terminado siendo “víctima de su propio éxito”, agregando que el exceso de confianza les pasó una altísima factura, habiendo alertado también de errores “que antes pasaban desapercibidos”, pero que ahora son permanentes y de fondo, lo que podría explicar el revés electoral de las últimas elecciones.

El mandatario también se refirió al hecho de que en muchos lugares, la estructura de PAIS es virtualmente inexistente y que enfrenta muchas fracciones, estableciendo también una responsabilidad en la directiva nacional, la cual, de acuerdo al criterio del presidente, estuvo desconectada. También fustigó el mandatario la falta de una comunicación política que permita afirmar la posición del movimiento sobre temas y debates estratégicos, a lo que debe sumarse el apuro con el que se eligió a los candidatos que participaron en las recientes elecciones, sin dejar de mencionar el manejo de la campaña, al que calificó como un desastre. Es decir, una evaluación aparentemente integral de los motivos internos que impidieron la consolidación absoluta del movimiento y que, más bien, determinaron un resultado electoral adverso.

Siendo interesante la autocrítica no es suficiente, pues no se detiene al análisis de un interrogante fundamental, no solo en el presente sino también en el futuro de dicha agrupación: ¿tiene el movimiento PAIS la capacidad de escribir su propia historia desatada de la figura hegemónica de Rafael Correa, o se encuentra destinada irremediablemente a convertirse en una agrupación satélite, cuya trascendencia gira y depende del poder del actual mandatario? Sin esa reflexión, cualquier lectura que realice el movimiento PAIS podrá halagar y convencer a varios de sus integrantes, pero terminará pasando una muy alta factura a las expectativas políticas de dicha agrupación. Entiendo que no es fácil aceptar la posibilidad de que no exista opción política para PAIS en lo venidero, sin la intervención central de Rafael Correa.

Mi opinión: creo que hace mucho tiempo el movimiento PAIS conoce la respuesta a la reflexión planteada, y sabe el rol decisivo y crucial de Rafael Correa en ese proyecto político. Por eso se explica la insistencia con la cual el director saliente del movimiento, pidió a la Asamblea Nacional que tramite –a la brevedad posible– la reforma constitucional que permita la reelección inmediata, pues sin ella no hay candidato en PAIS que permita afianzar las posibilidades de una victoria segura en el 2017. PAIS, ¿sin Rafael Correa, es una utopía?