Blog Page Title

Descubren que el Lago de las Momias ni fue lago ni cementerio

Poblado-indígena-de-Far-View-Colorado.-Crédito-Larry-BensonEl Parque Nacional Mesa Verde, situado al sudoeste del estado de Colorado, es famoso entre otras cosas por albergar las ruinas de un famoso y pintoresco poblado amerindio precolombino llamado Cliff Palace (literalmente Palacio del Acantilado en español). Construido por los anasazi en el interior de un risco que desciende suavemente de norte a sur, el poblado estaba conectado con una estructura circular llamado “Lago de las Momias” que se pensaba actuaba como reserva de almacenamiento de agua. Ahora, un nuevo estudio realizado por antropólogos del U.S. Geological Survey echan por tierra esa teoría confiriendo a la estructura una utilidad ceremonial.

[Relacionado: Exposición en Brasil aviva el debate sobre la llegada de los humanos a América]

En el nuevo estudio, los investigadores (dirigidos por el antropólogo Larry Benson) analizaron la topografía hidrológica del supuesto lago, así como los rasgos climáticos y sedimentarios de esta estructura situada en un lugar llamado Far View. Tras sus experimentos, los expertos creen que el Lago ed las Momias jamás fue un lago sino una especie de plaza en la que se realizaban rituales de naturaleza mágica.

Si una vez se creyó que este óvalo de 27,5 metros de ancho y 6,65 metros de profundidad fue una especie de “tanque” de almacenamiento de agua, fue por la presencia de una especie de acequias que partían de la misma. Benson y su equipo, cree que por estos canales no pudo pasar jamás agua, porque arrastraría tanta arenisca que provocaría atascos que impedirían su circulación. Además, el terreno absorbe el escasa agua de las precipitaciones con gran rapidez.

[Podría interesarte: ¿Quién tallaba puntas de lanza de piedra 85.000 años antes de que apareciésemos?]

En su opinión, las acequias eran una especie de “camino” por la que los chamanes circulaban durante sus ceremonias, que unían viejos emplazamientos abandonados con las nuevas estructuras que los anasazi iban construyendo a medida que migraban en busca de lugares de clima menos severo.

Vista completa del Lago de las momias. Crédito Carl BowserSegún los cálculos de los investigadores, incluso con las mejores cifras históricas de precipitaciones de las que hay constancia en la zona (año 1941), a finales de abril el pozo habría podido retener menos de 30 centímetros de agua procedente de las lluvias del invierno y primavera. Para cuando acabse julio, el agua se habría evaporado por completo, y esa era la época en la que los amerindios más necesitaban el agua para sus cultivos.

En cuanto a la función real de la estructura, Benson y sus colegas señalan que es bastante similar en forma y tamaño a otras plazas y kivas encontradas en el sudoeste de Colorado. El Lago de las Momias se construyó hacia el año 900 de nuestra era. Los expertos creen en cambio que el pintoresco Palacio del Acantilado se construyó posteriormente entre los años de 1225 y 1250, y que sus pobladores trazaron los canales que lo unían con el Lago como forma de conectar su pasado y su presente mediante caminos rituales.

[Podría interesarte: Un rompecabezas de 2300 años de antigüedad esconde una tabla de multiplicar]

El estudio y sus conclusiones acaba de publicarse en la revista Journal of Archaeological Science.

Me enteré leyendo Yahoo News.

Así es El’Arafa, la ciudad-cementerio donde los vivos conviven con los muertos

Una de los principales cementerios de Egipto es el de El Cairo, llamado El’Arafa. La particularidad de éste se encuentra en que acoge en sus 6,4 kilómetros de largo, no sólo miles de tumbas sino también una ciudad en las que algunas personas sin apenas recursos viven y trabajan entre los muertos.

Algunos residen en el cementerio para estar cerca de los antepasados, que van desde recientes a los de antiguo linaje. Sin embargo, otros se han visto obligados a hacerlo por una razón histórica, ya que tras la Guerra de los Seis Días entre Egipto e Israel (1967), muchas personas que vivían en el Canal de Suez tuvieron que abandonar sus hogares y se produjo una emigración masiva que les llevó a instalarse en el único lugar que entonces se podían permitir: el cementerio.

Relacionado: Las tristes imágenes del salto de los inmigrantes sobre la valla hacia Melilla | Las infrahumanas condiciones de vida del campo de refugiados de Yarmuk en Siria

Um Fathy, de 70 años, recoge la ropa que puso a secar entre las tumbas, frente a su casa en El’Arafa, un cementerior localizado en El Cairo. Dentro de la propia necrópolis hay zonas que son más … más  

@YahooActualidad