Blog Page Title

Ocho años por la quiebra del Banco Territorial

GUAYAQUIL LA HORA/El Quinto Tribunal de Garantías Penales del Guayas sentenció a 8 años de prisión a dos exfuncionarios del Banco Territorial (BT), cerrado el año pasado por disposición de la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS).ocho-anos-por-la-quiebra-del-banco-territorial-20140520073552-04d5471b60ee9e3f87db47a8f1ea8856

De acuerdo con la providencia notificada el lunes, los sentenciados son Pietro Z. A., principal accionista de la entidad financiera, y el gerente general de la misma, Raúl S.L., ambos en calidad de autores del delito de peculado bancario.

El pasado 10 de abril, los tres magistrados declararon culpables a los exdirectivos del Territorial, acogiendo las pruebas que presentó la Fiscalía del Guayas en las diligencias judiciales que se realizaron para el establecimiento de las responsabilidades.

Pietro Z. fue sentenciado en ausencia, mientras que Raúl S., detenido días después del cierre del banco, esperó el fallo en la Penitenciaría del Litoral.

Según el Ministerio Público, durante la audiencia de juzgamiento se presentaron testigos considerados claves, como el superintendente de Bancos y Seguros, Pedro Solines, y un grupo de auditores y asesores legales de ese organismo de control.

Durante la diligencia, Solines manifestó que fue la propia entidad de control que dirige la que presentó a la Fiscalía un informe sobre el estado financiero del banco cerrado.

De ahí que el ente judicial imputó a los implicados como responsables del otorgamiento de préstamos irregulares que condujeron a la insolvencia del banco.

“El Territorial reflejó en sus activos fiduciarios sobreestimados en más de 3 millones de dólares, que de acuerdo con el informe de la Superintendencia de Bancos, eran inexistentes”, refirió la Fiscalía. Tras el cierre del BT, meses después se registró la quiebra de los emblemáticos almacenes Casa Tosi y por ende la liquidación laboral de todos sus trabajadores. Esto hizo que toda la mercadería se comercialice a través de remates a mitad de precio, para así recabar dineros y poder cumplir con los trabajadores y depositantes.

Según la Junta Bancaria, a la mayoría de clientes naturales les fueron entregadas sus acreencias, mientras alrededor de 35 firmas jurídicas están a la espera de la devolución de sus depósitos.

El banco fue sometido a una comisión especial de vigilancia para que supere las condiciones en un plazo de 3 años de acuerdo con la ley.

El plazo vencía el 16 de abril de 2013 y, para salvar a los usuarios, la Junta Bancaria tomó la resolución de suspender las operaciones debido a problemas de solvencia y liquidez. (DAB)

El Dato
En el primer trimestre de 2012 los indicadores financieros del banco empeoraron.