Blog Page Title

U. privadas elevan cobros hasta en 150%

La Senescyt detectó un incremento de hasta el 150% en los aranceles de varias instituciones

el telegrafo/El reglamento, que establece los valores por cobrar en los centros superiores particulares, será conocido hoy en el Consejo de Educación Superior y también se socializará con padres, docentes y alumnos. Incluye los parámetros de calidad académica, modalidad de estudio e índice inflacionario.

El reglamento será socializado con los estudiantes de las universidades particulares. Foto tomada de sitio web UEES.

El reglamento será socializado con los estudiantes de las universidades particulares. Foto tomada de sitio web UEES.

Redacción Sociedad

Cristian Morejón tiene 20 años y es estudiante del quinto semestre de la carrera de Comercio Exterior en la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE) en Quito. Cancela semestralmente entre $ 1.500 y $ 1.600 y aún le faltan 4 niveles para titularse. Mientras que Estefany Espinosa estudia gestión empresarial en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES). Le faltan 5 de los 9 talleres para incorporarse, “pero los costos me han impedido que los tome todos. Cada uno cuesta cerca de $ 160”. En 2006 cuando ingresó a estudiar en la UEES pagaba $ 300 por materia, hoy paga $ 100 más.

Según el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces), la UTE está en la categoría B. Morejón considera que los incrementos en la universidad “quizá se deban a las adecuaciones que se hizo para cumplir con el Ceaaces”.

Por la diversidad en los cobros de las universidades particulares y sin un mecanismo que las controle, un equipo técnico de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) elaboró una propuesta de valores por pagar de acuerdo a un análisis comparativo con parámetros locales e internacionales. La propuesta se presentó este martes y desde hoy será socializada entre los involucrados en el proceso de enseñanza: profesores, autoridades, padres de familia y estudiantes.

“El costo de la educación superior significa el 81% del ingreso per cápita de una familia”, dijo Rene Ramírez, titular de la Senescyt, al presentar el proyecto agregando que la Constitución establece que las universidades particulares “no deben tener fines de lucro”.

Los parámetros que contempla la fijación de los aranceles por carrera son: calidad de la educación (categoría de la universidad), modalidad de estudio (presencial, semipresencial, distancia) e índice inflacionario del país.

“Lo que se quiere es conocer cuál será el costo al final de la profesión, ya que al momento no tenemos claridad de cuánto cuesta la carrera en total”, comentó Marcelo Cevallos, miembro académico del Consejo de Educación Superior (CES).

El CES presentará hoy la propuesta al pleno del organismo para que sea consensuada y aprobada.

La idea, según Cevallos, es obligar a las universidades que sean más responsables y presenten sus nuevas carreras con un sustento económico para que los estudiantes no corran con todos los gastos. En la propuesta, las universidades tendrán otras fuentes de financiamiento como consultorías externas y los ingresos por investigación científica o donaciones.

“Lo que se ha hecho en la práctica, sobre todo en universidades nuevas, es que el estudiante no solo paga por el servicio educativo sino que también por las inversiones que hace ese centro educativo que tiene como única fuente el arancel del estudiante”, añadió Cevallos.

No es la primera vez que se espera revisar las tarifas de las universidades privadas. Además, según lo estipula la Ley Orgánica de Educación Superior deben existir parámetros generales para los cobros en los centros superiores. El reglamento es recibido con agrado por los estudiantes. Por ejemplo, Espinosa indicó que si bien rescata la enseñanza que recibe en la UEES, los elevados costos han afectado a su economía. Mientras que las universidades consultadas no emitieron comentarios hasta conocer el reglamento.