Blog Page Title

CONFENIAE verificó efectos de mega minería en Zamora Chinchipe

CONFENIAE/ TUNDAYME, ZAMORA CHINCHIPE.- Entre el 22 y 24 de Mayo, la CONFENIAE realizó una visita de verificación de los efectos de la mega minería en la provincia de Zamora Chinchipe, ante los hechos sucedidos en el barrio San Marcos de la parroquia Tundayme, cantón Pangui. Semanas atrás, la fuerza pública por pedido de la empresa transnacional china Ecuacorrientes (ECSA), derribó la capilla y la escuela de este poblado, suceso que fue conocido y repudiado a nivel nacional por la opinión pública.10329274_242172482644577_2866897027462072314_n

Por invitación de la Organización Social Cóndor Mirador (OSCOMI), Franco Viteri, Presidente de la CONFENIAE y Severino Sharupi, Dirigente de Territorio de la CONAIE, realizaron una visita a la zona afectada por el proyecto Mirador para evidenciar la conflictividad existente en esta zona habitada por bases de la nacionalidad Shuar y el sector campesino. Iniciada la jornada, la Defensa legal de los afectados y la Misión de Derechos Humanos que realiza la veeduría del caso ante el pedido de la colectividad, acudió a la Fiscalía del cantón Yantzaza para indagar sobre una denuncia presentada por la empresa contra los dirigentes campesinos, alegando el delito de atentado contra la propiedad privada e invasión de tierras. Se contó además con el acompañamiento del Presidente de CONFENIAE, el Dirigente de Territorios de la CONAIE y el Coordinador de la Asamblea de Pueblos del Sur.

Posteriormente se realizó una inspección a la zona de San Marcos, donde semanas atrás se hizo público en las redes sociales y medios de comunicación el derrocamiento de la capilla y la escuela del barrio.

Julia Ordóñez, campesina de la zona, vivió en carne propia los actos de abuso de la fuerza pública al servicio de la empresa, pues estuvo presente durante la demolición luego de la cual su casa quedó como el único testimonio de lo que en su tiempo fue el barrio San Marcos, mismo que en la actualidad ha sido borrado del mapa por acción de la minera; “yo estuve ese día aquí mientras vinieron esos abusivos”, expresó. En una cruda muestra de los efectos derivados del inicio de las actividades previas a la explotación minera a gran escala y cielo abierto, la fuerza pública en defensa de los intereses de ECSA, no tuvo escrúpulos en derribar la capilla comunitaria e incluso enterrar todos sus restos bajo la tierra, para no dejar rastros del acto. Hasta las símbolos religiosos de la comunidad fueron profanados, como es el caso de la estatua de San Marcos y el Divino Niño, mismos que fueron encomendados a doña Julia para su protección; “aquí está a salvo el santito y de aquí nadie lo saca”, acotó la abuela oriunda del Azuay y asentada en la zona hace más de 40 años.

Al día siguiente la CONFENIAE participó de la asamblea de la OSCOMI junto a la Junta Parroquial de Tundayme y la Misión de Derechos Humanos, conformada por el Prefecto de Zamora Chinchipe, Salvador Quishpe, la hermana Elsie Monge del Centro Ecuménico de Derechos Humanos (CEDHU) y el ex Defensor del Pueblo. Durante la cita se recibieron testimonios de los campesinos quienes denunciaron los actos de persuasión de la empresa para la compra de tierras, desplazamiento forzado, ofrecimientos e incumplimientos, así como su preocupación e indignación ante la situación que están viviendo, como indicara Luis Sánchez, presidente de la organización y Sonia Uyaguari, campesina y miembro de la OSCOMI: “estamos denunciados por la empresa por servidumbre ambiental pero yo estoy organizada aquí con todos mis hermanos”. Por su parte, Franco Viteri expresó la solidaridad y respaldo incondicional de la CONFENIAE para acompañar esta lucha.

Lucha anti minería en Paquisha y Nangaritza

Los días posteriores, la CONFENIAE junto al Dirigente de Territorio de la CONAIE se trasladaron a los cantones Paquisha y Nangaritza donde existen varios proyectos mineros; las realidades son distintas.

Por un lado, las comunidades Tsarunts y Pachikuts del Bajo Nangaritza rechazaron los incumplimientos de la transnacional minera Condor Mining. Hace cinco meses, la nacionalidad Shuar de la zona sostuvo un proceso de resistencia organizativa que condujo a la suspensión de actividades de la empresa, los socios de estas comunidades denuncian que durante varios años la minera incumplió todos los ofrecimientos con los que ingresó a su territorio, razón por la cual el pueblo se auto organizó efectuando una lucha decidida y coordinada. “Nosotros tenemos aquí la riqueza de nuestras montañas y nuestros ríos, preferimos mil veces vivir con esta riqueza”, expresó un poblador.

En contraste, en la comunidad Kunkuim del cantón Paquisha, donde la minería se asienta desde hace varias décadas atrás, los pobladores denuncian a la Empresa Nacional de Minería ENAMI por incumplimiento de obras de infraestructura, inestabilidad laboral, trabajadores impagos y desatención hacia los compromisos y pedidos de la comunidad. Mientras esta realidad es constatada, unas 10 máquinas de la empresa están averiadas en su oficina, y un número similar trabaja alrededor del centro Shuar, al tiempo que los estudiantes de la “Escuela 5 de Junio” juraban la bandera un 24 de mayo de 2014, en clara señal de cómo el territorio comunitario va siendo cercado por la actividad minera, perdiendo control territorio y reduciéndose.

Este recorrido permitió que las dirigencias de CONFENIAE y CONAIE recaben información de base luego de realizar inspecciones, entrevistas y recibir testimonios y documentar audiovisualmente el recorrido. De esta manera las demandas de sus bases serán integradas a la agenda de lucha de las confederaciones para exigir el cumplimiento de los derechos consuetudinarios de la población afectada y defender el territorio ancestral de la nacionalidad Shuar, base de la CONFENIAE en el sur de la Amazonía, así como sus organizaciones fraternas del sector campesino.

FUENTE http://www.ecuadorinformativo.net/2014/05/confeniae-verifica-efectos-de-la-mega.html

Equipo de Comunicación CONFENIAE.