Blog Page Title

UNP objeta absurda decisión de pedir permiso para informar

imagesLa Unión Nacional de Periodistas del Ecuador, rechaza la inexplicable decisión de la Corte Constitucional sobre el trabajo periodístico, contenida en la sentencia en el caso La Cocha, al instaurar la censura previa a la difusión periodística de las causas de justicia indígena.

La Constitución de la República en el artículo 18 reconoce el derecho de las personas a  buscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información (…), sin censura previa acerca de los hechos…

Ese derecho es desconocido, de manera arbitraria, nada menos que por el órgano encargado de tutelarlo al disponer “la obligación de todo medio de comunicación público, privado y comunitario que para la difusión de casos de justicia indígena, previamente se obtenga autorización de las autoridades indígenas concernidas y, comunicar los hechos asegurando la veracidad y contextualización, reportando de manera integral los procesos de resolución de conflictos internos y no solo los actos de sanción”, según consta en el literal c) de la sentencia sobre el caso La Cocha, este miércoles 30 de julio del año en curso.

La sentencia de la Corte Constitucional coarta a los periodistas y a la prensa el derecho que tienen a informar sin restricciones y sin censura previa y restringe el derecho de los ciudadanos a recibir información.

La decisión de la Corte Constitucional es inmotivada y por lo tanto nula. El artículo 76 literal (l) de la Constitución, de manera expresa ordena que las resoluciones de los poderes públicos deban ser motivadas y que si en la resolución no se enuncian las normas o principios jurídicos en que se funda y no se explica la pertinencia de su aplicación a los antecedentes de hecho, no hay motivación.  Los actos administrativos, resoluciones o fallos que no se encuentren debidamente motivados se considerarán nulos.

La decisión de la CC es parte de la maliciosa estrategia de comunicación del actual gobierno que tiene como propósito controlar lo que difundan los medios de comunicación, limitar el trabajo de los periodistas y entregar verdades oficiales a los ciudadanos.

La UNP sostiene que esa estrategia, que ahora cuenta con una ley y organismos de control y ‘comisarios’ que imponen multas y sanciones a los medios de comunicación, no cesa en su solapado objetivo de desprestigiar a los medios privados y de infundir miedo y restar credibilidad a los periodistas.

La UNP hace un llamado a los periodistas a no declinar en su deber de informar sin censura y sin temor.