Blog Page Title

92.000 ecuatorianos atestiguan el auge del independentismo en Cataluña

sin_titulofdfdfd

Unos 92.000 compatriotas residentes en Cataluña se han convertido en testigos del auge del independentismo, que mañana, 11 de septiembre, mostrará su fuerza durante la conmemoración de la Diada.

La Diada recuerda la caída de Barcelona en 1714, tras ser tomada por las tropas borbónicas. Sin embargo, adquirió otro significado en el 2012, cuando más de un millón de personas salieron a las calles de la ciudad para demandar la independencia, petición que se vio reforzada un año más tarde, con medio millón de independentistas haciendo una cadena humana que se extendió desde el norte al sur de Cataluña.

El jueves, los independentistas formarán una V, un mosaico humano con los colores de la bandera catalana (amarilla y roja) que discurrirá a lo largo de 11 kilómetros por la Gran Vía y la avenida Diagonal, dos de las principales arterias de Barcelona. Con la V humana se pretende significar la palabra “votar”, ya que el gobierno catalán ha convocado a una consulta para el 9 de noviembre con el fin de preguntar a los catalanes sobre la independencia, la cual no ha sido autorizada por el Estado español.

La Asamblea Nacional Catalana y Omium Cultural, dos de las organizaciones que impulsan la separación de Cataluña del Estado español, confirmaron que, hasta el lunes, 455.000 personas se habían inscrito para hacer la V.

El auge independentista ha cogido en el medio a 92.000 ecuatorianos que residen en Cataluña, según datos del Consulado de Ecuador en Barcelona.

Uno de ellos es Carlos Ordóñez, quien dijo a EL UNIVERSO que no le gusta el proceso soberanista y se mostró seguro de que Cataluña no se separará de España porque la Constitución no lo permite.

De hecho, Ordóñez remarcó que no está en contra de las manifestaciones de la gente en las calles, sino de que se quebrante la ley. “Si ellos (los políticos) no cumplen la Constitución, cómo le pueden exigir al pueblo que cumpla la ley”.

Por su parte, Ivonne Cabrera, ecuatoriana que reside en la localidad de Cerdanyola del Vallès, transmitió su inquietud por lo que el futuro pudiere depararle a una Cataluña independiente.

“Creo que (los independentistas) lo están haciendo de una manera que no conviene a la población catalana”, dijo, tras enfatizar que Cataluña es una comunidad con mucho potencial, pero que por sí sola no podrá avanzar teniendo en cuenta la complicada situación económica que se vive en Europa.

http://www.eluniverso.com/