Blog Page Title

Perdón colectivo para que liberen a jóvenes detenidos tras protesta del jueves

pr03f220914photo01

“¡Perdón, señor presidente!… ¡Perdón, señor presidente!… ¡Perdón, señor presidente!… ¡Queremos a nuestros hijos! ¡Libertad, libertad, libertad!”. Las consignas se escuchaban el sábado pasado en los bajos de la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía. Eran los padres de los 53 jóvenes con prisión preventiva por diez días por su supuesta participación en las protestas del jueves, en las inmediaciones del colegio Mejía.

El pedido de perdón colectivo lo hicieron, aunque dicen que son inocentes, pues algunos ni siquiera eran estudiantes sino que transitaban por el sector.

Así, eligieron al abogado Santiago Pazmiño Rendón y a Luis Saquipay, padres de dos de los detenidos, para que hablaran a nombre de todos:

“Señor presidente de la República, economista Rafael Correa: me han delegado estos dignos padres y madres de familia para que lleve hasta su estrado una disculpa pública y sincera por todos los jóvenes estudiantes que ahora se encuentran privados de su libertad, por unos supuestos actos vandálicos… Todos los padres y madres están quebrantados y le piden un perdón sincero, incluido yo, porque mi hijo también está detenido inocentemente”, dijo Pazmiño. Aseguró que fueron aprehendidos de manera violenta: “Mi hijo está roto dos dientes”.

Y también pidió “misericordia y clemencia” para que sean juzgados en derecho.

De pronto, una mujer cayó de rodillas y pidió con lágrimas y a gritos perdón al presidente.

Saquipay pidió libertad para los jóvenes, aunque reconoció que algunos podrían haber participado en las protestas en contra del alza de pasajes.

Otro padre, Hernán Beltrán, quien se encontraba afuera del CDP, adonde fueron trasladados, aclaró que no se acepta la culpabilidad. “Ahora hay que disculparse así esté en la razón. Por un hijo, ¿qué tiene que hacer? El pueblo tiene que humillarse, por nuestros hijos nos estamos humillando”.

El sábado en la noche se trasladó a 30 jóvenes y a las 09:45 de ayer a los 23 restantes.

Según el parte policial, “se encontraban agrediéndose entre sí con palos y piedras, causando daños materiales en la propiedad pública y privada”. Cuando se les pidió que se retiraran, gesticularon “palabras contra el régimen y miembros policiales”.

En el Centro de Detención, padres esperaban ayer entrar. Fausto Panchi reclamó que no ha visto a su hijo desde el jueves. Contó que en la audiencia de calificación de flagrancia, la jueza determinó que los daños ascendían a $ 3.600, por lo que las familias acordaron un monto por cada una.

María Azucena Domínguez relató que su hijo de 15 años fue puesto en libertad el viernes y que durante su aprehensión fue ‘maltratado’ por los efectivos.

Llamado
A padres de familia

Ministerio de Educación
En un comunicado, la cartera pidió a los padres salvaguardar la seguridad de sus hijos, una vez terminadas las clases, pues advierte “que los estudiantes están siendo manipulados por grupos opositores”.

http://www.eluniverso.com/