Blog Page Title

Abundante herpetofauna en la Cordillera del Cóndor

LA HORA/ Es el hábitat adecuado que alberga especies endémicas de anfibios, reptiles y otras tantas que faltan por descubrir.

Es el hábitat adecuado que alberga especies endémicas de anfibios, reptiles y otras tantas que faltan por descubrir.

vida--especies-como-lynchius-sp--pristimantis-muscosus--cerc-0-2014105033039-ad65a47aa08aee48eb544f5699485616

 

La riqueza natural existente en la Cordillera del Cóndor alberga a 120 especies de anfibios y 59 de reptiles, 41 de las cuales son posiblemente nuevas especies para la ciencia, señala el documento titulado ‘Revisión de la herpetofauna de la inexplorada Cordillera del Cóndor de Ecuador’, que fue publicado por la revista Amphibian & Reptile Conservation.
El equipo de trabajo que realizó la investigación estuvo presidido por Ana Almendáriz, de la Escuela Politécnica Nacional (EPN), y conformado por John E. Simmons, de la Universidad Estatal de Kent (EE. UU.); Jorge Brito, del Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales; y Jorge Vaca-Guerrero, investigador júnior en la EPN.
El documento indica que el resultado de los estudios realizados en los últimos años señala que de las 41 especies posiblemente nuevas, 36 son anfibios y cinco reptiles de los géneros: Centrolene, Dendrobates, Pristimantis, Lynchius, Chismocleis, Bolitoglossa, Anolis, Erythrolamprus, Tantilla y Dipsas, indica la revista.


Área endémica

Las investigaciones resaltan a la Cordillara del Cóndor como una zona de alta diversidad y alto endemismo porque sus ecosistemas se han mantenido casi intactos debido a la dificultad en el acceso y, a pesar de la apertura de carreteras y la colonización de los últimos años, aún hay sitios que permanecen inalterados, indican los autores del trabajo.
Además, se señala que la Cordillera del Cóndor es un área rica en formaciones vegetales únicas y elementos faunísticos endémicos; presenta una singular diversidad herpetofaunística, particularmente de la anurofauna.
Los bosques montanos y los de ‘tepui’ asentados sobre piedras grandes de andesita y cuarzo crean variedad de hábitats y microhábitats, donde la herpetofauna encuentra alimento, refugio y lugares para la reproducción, por ejemplo las bromelias terrestres y arbóreas y un suelo denominado ‘bamba’ que está cubierto de musgos y raíces.

El peligro persiste

Los investigadores señalan que los ecosistemas de la Cordillera del Cóndor se ven amenazados por la inminente colonización y los asentamientos humanos, la introducción de la agricultura y la ganadería.
También está la minería, que es una actividad que representa la mayor amenaza para la conservación de los bosques-tepui y para la salud de los ecosistemas acuáticos, que son los hábitats reproductivos de muchas especies de anuros, incluyendo hylidos (ranas arbóreas) y centrolenids (ranas de cristal).

 

Por otro lado, la distribución limitada de los anfibios de la región andina los hace susceptibles a extinción y, en algunos casos, la protección de su hábitat no mejora sus posibilidades de supervivencia.
Ante esta situación, sugieren los autores del estudio, debe intensificarse las investigaciones y los procesos de conservación de estos vertebrados, especialmente en pequeñas áreas exploradas como en el caso de la Cordillera del Cóndor. (CM)

 

EL DATO
La Cordillera del Cóndor está localizada entre las Provincias de Morona Santiago y Zamora Chinchipe.
 
Cordillera
Zona húmeda
>> La Cordillera del Cóndor recibe la humedad del Atlántico y los lados del Pacífico de los Andes.
>> También se beneficia de la humedad de las laderas occidentales de los Andes.
>> La humedad de la cuenca del Amazonas también cae sobre la Cordillera.
>> Este aporte frecuente de humedad permite las precipitaciones durante todo el año.