Blog Page Title

Un suplemento de extracto de tomate para mejorar la función de los vasos sanguíneos

La incidencia de enfermedades cardiovasculares varía según el país, pero se ve notablemente reducida en el sur de Europa, donde predomina la dieta mediterránea, que se caracteriza por un contenido más grande de fruta, verdura y aceite de oliva. Estudios dietéticos recientes sugieren que esta dieta reduce la incidencia de problemas graves de salud relacionados con enfermedades cardiovasculares, incluyendo ataques al corazón y derrames cerebrales, en pacientes con alto riesgo cardiovascular.

Un componente de la dieta mediterránea al que se le atribuye un papel relevante en la reducción del riesgo de padecer tales problemas de salud es el licopeno (licopina), un poderoso antioxidante que es diez veces más potente que la vitamina E. El licopeno se halla en tomates y otras frutas, y su potencia parece verse aumentada cuando es consumido de manera concentrada (en extracto), en forma de salsa, o en presencia de aceite de oliva. Aunque hay evidencias epidemiológicas fuertes para apoyar el papel del licopeno en la reducción del riesgo cardiovascular, el mecanismo por el cual lo logra no está claro.

En un estudio reciente, el equipo del Dr. Joseph Cheriyan, de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, ha demostrado un mecanismo por el que él y sus colegas creen que el licopeno logra esa reducción de riesgos para la salud.

Los resultados de sus experimentos sugieren que un suplemento diario de un extracto procedente del tomate podría mejorar la función de los vasos sanguíneos en pacientes con enfermedades cardiovasculares.

 

[Img #22688]

Tomates. (Foto: Amazings / NCYT / JMC)

Los investigadores hallaron concretamente que 7 miligramos de un suplemento oral de licopeno mejoraron y normalizaron la función endotelial en pacientes con problemas cardiovasculares, pero no en los voluntarios sanos. El licopeno mejoró en un 53 por ciento las respuestas de los vasos sanguíneos ante la acetilcolina (que estimula la liberación de óxido nítrico, el cual ejerce un efecto dilatador en los vasos sanguíneos) en aquellos sujetos que tomaron la píldora de licopeno. En el cálculo de ese porcentaje se tuvo en cuenta el efecto placebo. La constricción de los vasos sanguíneos es uno de los factores principales que pueden llevar a un ataque al corazón o a un derrame cerebral. Sin embargo, el suplemento no tuvo efectos sobre la presión sanguínea, la rigidez arterial o los niveles de lípidos.

FUENTE NOTICIAS DE LA CIENCIA