Blog Page Title

270 especies migratorias pasan por Ecuador

13-10-14-sociedad-ballena_e6f1f1c814458f343a07ed334ab1d11e

Peces, mamíferos, reptiles y aves llegan al país en busca de alimentación y hasta reproducción. Quito será anfitriona de la convención mundial sobre la conservación de estos ejemplares silvestres.

Las bondades climáticas, la diversidad de flora y de fauna, tanto terrestre como acuática, hacen de Ecuador uno de los destinos de paso de al menos 270 especies migratorias a nivel mundial, entre aves, mamíferos, reptiles y peces.

Los biólogos definen a las especies migratorias como aquellas que se trasladan periódicamente entre diferentes hábitats en ciclos regulares y tienen un reloj biológico que les alerta del próximo cambio.

Generalmente migran en época invernal en busca de comida y se dirigen a lugares donde el clima es propicio para su supervivencia y con las características necesarias para su reproducción.

Varios científicos las consideran buenas geógrafas y excelentes astrónomas porque se guían a través del Sol, las estrellas y hasta se orientan por el campo magnético de la Tierra para poder aterrizar en el lugar requerido.

La especie más representativa que cada año visita las costas ecuatorianas, entre junio y septiembre, desde la Antártida, es la ballena jorobada, que recorre alrededor de 8.000 km en busca de las corrientes cálidas que son las ideales para su reproducción.

La ministra de Ambiente, Lorena Tapia, destacó la importancia de estas especies como una fuente económica para el turismo: “Las acciones conjuntas, intercambio de experiencias y recursos nos permitirán asegurar beneficios ecológicos, biológicos, culturales y económicos que representan la protección de las especies migratorias a escala mundial, con el fin de contribuir al desarrollo de una sociedad con responsabilidad ambiental”.

Ecuador es entonces destino preferido de cientos de especies y debido a eso el país fue elegido como  anfitrión de la Convención Mundial sobre la Conservación de Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS, por sus siglas en inglés), que se desarrollará en Quito, del 4 al 9 de noviembre.

Durante 5 días, Ecuador recibirá la visita de aproximadamente 700 delegados de más de 119 países que participarán en la Conferencia de las Partes (COP) N° 11, en el marco de la Convención Mundial sobre Conservación de Especies Migratorias de Animales Silvestres, que lidera la ONU.

De acuerdo a una lista emitida por el Ministerio de Ambiente, además de las ballenas jorobadas, los  mamíferos migratorios que llegan al país son: manatí amazónico, murciélago de cola libre de Brasil, lobo peletero austral, león marino sudamericano, la ballena de Bryde y la ballena azul.

Según el informe ‘Where to find birds in Ecuador’, de la fundación Jocotoco, la mayoría de especies de aves migratorias que visitan Ecuador proviene desde Norteamérica y Centroamérica. Hay un pequeño grupo de especies que se reproducen en el hemisferio septentrional y que están de paso por el país durante el invierno austral.

Al menos el 7,5% de la avifauna ecuatoriana pertenece al grupo de los migratorios boreales, a estas especies se las encuentra a través de todo el territorio nacional, pero tienen su mayor concentración en la costa ecuatoriana.

No todas las especies migratorias se presentan en el país al mismo tiempo. Los playeros del interior del continente aparecen mayormente entre julio y octubre, los playeros costeros aparecen de febrero a octubre y las aves continentales interiores (reinitas, atrapamoscas) aparecen desde septiembre a mayo. En la región insular, del total de 141 variedades registradas, la mayoría es migratoria (92).

Los reptiles también son especies de paso, aunque su número no es mayor. El MAE identificó 6 de ellos, en su totalidad son tortugas: carey, boba, olivácea, laúd y charapa. A excepción de la última, todas las restantes están amenazadas y en peligro. Las 2 primeras (carey y boba) en peligro crítico.

Un informe emitido por la organización Equilibrio Azul refiere que las tortugas marinas pasan la mayor parte de su vida en el océano. Cuando las hembras están listas deben abandonar la seguridad del mar y exponerse a los peligros de la tierra, igual que lo han hecho sus madres durante miles de años para dejar sus huevos.

“Existen pocos estudios de anidación de tortugas en las playas del Ecuador. La información que existe indica que el Parque Nacional Machalilla es una de las áreas más importantes para nidos en la costa ecuatoriana”, añade el artículo. De la información que poseen se indica que de cada 100 tortugas carey que nacen solo 1 llega a la edad adulta.

Según los científicos, el recorrido de las distintas especies de tortugas marinas es fundamental para el equilibrio ecológico porque trasladan nutrientes y remueven la arena cuando anidan.

http://www.telegrafo.com.ec/