Blog Page Title

Estaciones espaciales, islas y granjas solares aportan energía limpia

do12u191014photo01

La capacidad de energía renovable en el mundo creció 85% en los últimos 10 años y actualmente la solar fotovoltaica y la eólica terrestre y marina constituyen el 30% del suministro mundial de energía. El dato es de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena, por sus siglas en inglés) en su informe Repensando las energías alternativas 2014, publicado este mes.

La ONU indica que América Latina y el Caribe tienen las tasas más altas de consumo de estas energías, pero por el aprovechamiento de su potencial hídrico. Es el caso de Ecuador, donde del total de la capacidad eléctrica instalada, 5.207 megavatios (MW), el 45,51% (2,369 MW) proviene de fuentes renovables y de este porcentaje un 43% es hidráulica. Esta, aunque más barata (el costo promedio global del KW/hora es $ 0,05, el de la solar $ 0,25), es cuestionada por su impacto social y ambiental. En China, por ejemplo, la construcción de la hidroeléctrica Tres Gargantas, la más grande del mundo, extinguió al delfín rosado del río Yangtsé.

El Gobierno ecuatoriano prevé que la hidroenergía llegue a 93,53% en el 2016 con los programas de eficiencia del llamado cambio de la matriz energética, que le valieron esta semana un reconocimiento en la cita de la denominada ‘Década de la energía renovable para todos’, una iniciativa de la ONU.

A nivel global hay un repunte del uso de las energías eólicas y solares –que son más eficientes y accesibles– aunque se mantiene la tendencia hacia la hidráulica, biomasa y geotérmica, según la Irena. En el país, la energía térmica (turbovapor) solo llega al 1,79%, la eólica al 0,36% y la solar al 0,26%, según un balance publicado en la web del Consejo Nacional de Electricidad (Conelec) a julio del 2014.

El sector energético mundial es el mayor contribuyente al cambio climático causado por el hombre, por lo que las energías renovables y un uso más inteligente de la energía deberán sustituir a los combustibles fósiles, estima la ONG Greenpeace.

José Luis Cordeiro, profesor de la Universidad de la Singularidad, en Sillicon Valley, en una entrevista concedida a este Diario en septiembre pasado, dijo que las energías renovables ya compiten con los combustibles fósiles. Y que la solar, la eólica y la geotérmica los van a eliminar en los próximos 20 años. Actualmente, dice, emplearlas para producir electricidad resulta más barato que combustibles fósiles como el petróleo.

Édgar López Moncayo, máster en Energía y Medio Ambiente, indica, con base en datos del informe de la Irena, que en el 2013 los precios de las energías fotovoltaicas se redujeron en un 80% respecto al 2008. El precio de la eólica ha caído en un 30%, convirtiéndola en la fuente más barata de nuevas energías en muchos mercados y aportando a que la participación de las renovables en el desarrollo de nuevos proyectos energéticos haya incrementado del 20% en el 2001, al 58% en el 2013, cuando la capacidad instalada global registró 1.700 gigavatios (GW).

Ese panorama ha motivado el surgimiento de nuevos proyectos para aprovechar la energía de la naturaleza. En Chile, desde este año funciona en el desierto de Copiapó la planta solar fotovoltaica más grande de Latinoamérica con una capacidad instalada de 100 MW y se construye un granja solar que producirá 70 MW. En Japón, desde el 2012 opera una isla flotante de energía solar en Kagoshima, la cual genera 70 MW; y desde el 2035, la firma Shimizu prevé empezar a construir un anillo de paneles solares alrededor de la luna para enviar energía a la Tierra.

California también impulsa iniciativas de energía solar

En el 2009, la empresa Pacific Gas & Electric firmó un contrato para adquirir, desde el 2016, 200 MW de electricidad que Solaren Corporation pretende generar desde una planta solar en órbita. Además, da incentivos fiscales a los ciudadanos para que instalen paneles solares en sus viviendas.

Juan Alfonso Peña, representante en la región andina de Global Footprint Network (ONG que mide la huella ecológica), dice que estos se pueden pagar hasta en ocho años. Él, al tener una casa en California con paneles solares, es un “prosumidor” (productor y consumidor) que alimenta al sistema interconectado de ese estado. “Al mediodía es cuando más produzco, pero casi no consumo, entonces toda esa energía estoy vendiéndola al sistema interconectado y ellos compran a un precio mayor”, dice. Esto porque es la hora pico de funcionamiento de toda la industria. Cree que Ecuador debería darse esta oportunidad: “Yo tengo en mi casa (equipada con paneles solares) toda la posibilidad de contribuir y poner energía en el Sistema Nacional Interconectado (SNI), pero no me permiten”. Cree que la energía del futuro será descentralizada y que en el país será principalmente solar.

Yoleysi Fernández, gerente de Renovaenergia, que ofrece soluciones energéticas renovables, coincide. Pero dice que si bien los precios de los paneles solares han disminuido, no pueden competir con el subsidio a la luz eléctrica, que solo en el 2013 superó los $ 412 millones.

Peña, en tanto, agrega que el mundo está en la víspera de la tercera Revolución Industrial –concepto esbozado por el estadounidense Jeremy Rifkin–, en la que se conjugan internet y las energías renovables. Europa, con Alemania liderando, ya está metida en ella: “Así como con el internet podemos bajar los bytes y compartir con el mundo, en el futuro de la energía vamos a poder bajar los electrones o subirlos (al SNI) si nos sobran”.

6,5
Millones de empleos se crearon en el 2013 por el desarrollo de proyectos de energía renovable, según la Irena.

100
Países usan energía eólica. Reino Unido lidera el mercado con 4,2 gigavatios (GW) de capacidad instalada desde mediados de este año.

http://www.eluniverso.com/