Blog Page Title

La apariencia, una causa de la adicción al deporte

vye10s291014photo01

Son numerosos los estudios que resaltan los beneficios psicológicos y físicos que produce hacer ejercicios, pero en los últimos años también han surgido investigaciones que se enfocan en lo negativo, en el momento en que se convierte en una adicción.

Según el centro de Atención e Investigación de Socioadicciones en España, este tipo de trastorno, que en algunos casos se conoce como vigorexia, “va teniendo una mayor repercusión en la sociedad”.

Un punto clave es el de determinar cuándo el ejercicio considerado sano se transforma en uno adictivo.

En el plano médico es cuando se manifiestan tres o más efectos entre las siete variables de diagnóstico de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría: tolerancia, abstinencia, efectos deseados, pérdida de control, tiempo, conflicto y continuidad pese a un evidente perjuicio a la salud.

En un estudio publicado en el Centro Nacional de Biotecnología en EE.UU. definen cuatro fases para establecer las etapas en las que puede evolucionar una adicción.

La primera es relacionada al ejercicio recreacional, aquel que se disfruta y en el que se encuentra una recompensa.

La siguiente es la de los ejercicios en riesgo, cuando la acción física comienza a ser una válvula de escape y conlleva a niveles de estrés.

La tercera son los ejercicios problemáticos, cuando la persona programa su rutina basada en la práctica deportiva. Y la última fase es la adicción, en la que el ejercicio se convierte en la vida de un individuo.

La causa más común de un adicto al deporte va relacionada con la apariencia, que hace que la persona dedique entre cuatro y cinco horas en el gimnasio. Si bien le ayuda a sentirse bien, luego puede derivar en depresión, soledad o trastornos alimentarios.

http://www.eluniverso.com/