Blog Page Title

Aucas podría terminar con su larga ausencia en la serie “A”

31-10-14-DPTE-ENTRENAMIENTO_AUCA-GRANDE_d4c8dc124b5be8af535e4895f429aaea

Después de 8 años, el club ‘oriental’ es el primer aspirante a subir. Hoy se mide a Deportivo Quevedo.

Édison Carcelén fotografió a Nea Padilla, Ronny Medina y Roberto Garcés y estaba listo para disparar con su cámara hacia Patricio Narváez, el utilero del equipo.

– Pero a mí no me tomes solo. Me tomas la foto con la Soraya.

– A ver Soraya, póngase para la foto. Patricio, no la abraces. Le aviso a tu mujer.

Luego de posar, Soraya Chiluiza, relacionista pública de Aucas, y Patricio Narváez se despiden. Una vez más, la jornada termina en medio de bromas, conversaciones y abrazos. La jovialidad reina en el plantel ‘oriental’, líder de la serie B del balompié nacional.

Momentos antes de irse a las duchas, los jugadores se unen, le agradecen a Dios porque no hay lesionados y le piden fortaleza de frente al siguiente partido. La puerta hacia la serie A está abierta, pero aún no la trasponen.

Para cruzar el umbral, al ‘Papá’ le faltan 6 puntos de los 18 que restan por disputarse, pues con 74 unidades encabeza la tabla de posiciones, seguido por River Plate (70 puntos), Técnico Universitario (64) y Liga de Portoviejo (64). El quinto, Macará (53) y los demás, ya están demasiado lejos para aspirar a uno de los 2 cupos de ascenso.

Conocido simplemente como Don Oswaldito, el guardia de seguridad, menciona que este año las cosas mejoraron mucho. Los deportistas practican con la tranquilidad de tener los salarios al día y los resultados van de la mano con los objetivos planteados.

Oswaldito labora hace 18 años en la institución ‘expetrolera’ y ha visto cómo, desde que el equipo bajó a la B y después a la segunda categoría, en muchas ocasiones el club estuvo a la deriva, sin la dirección correcta; abandonado, incluso, por la hinchada.

Hoy se respira calma, la calma que el técnico Juan Ramón Silva pidió a la dirigencia a principios de año y que ahora le permite al elenco ‘aurigrana’ soñar con el retorno a la división de privilegio.

Sentado en la banca de vocalía, el uruguayo, de 66 años, recuerda que aceptó comandar el conjunto solo si encontraba estabilidad. No le interesaba conocer las cuantías de los salarios, sino que se cumplan. A eso se añadía no tener inconvenientes con la atención médica, utilería, dotación de vitaminas, hidratación y mantenimiento de la cancha.

El buen ambiente de trabajo se compone de todo aquello y los deportistas responden, no hay pretextos para no hacerlo.

Autoexigentes

Los exponentes y el cuerpo técnico hablan constantemente de los errores, se reclaman o se apoyan entre sí. Silva se enfoca también en la fortaleza mental, les recomienda no “marearse” con los halagos de la prensa ni cohibirse con las críticas.

Al momento de calificar a sus muchachos, asegura que Aucas no es el representativo con juego más vistoso de la primera B, pero sí es un plantel de obreros, con elementos que suelen hacer caso a las instrucciones y no bajan el ritmo hasta escuchar el pitazo final.

Otro aspecto fundamental del éxito parcial de la escuadra es la autoexigencia de los atletas, quienes desde enero acordaron pagar multas por retrasos a los entrenamientos, a los cotejos, faltas a las concentraciones, mal comportamiento durante los viajes, etc. La suma mensual de lo recaudado se entrega en cheque al estratega y con ese dinero se organizan agasajos en los cumpleaños y asados de integración.

Acá no hay agrandados, cita Jimmy Delgado (24 años), quien cree que la buena campaña del ‘ídolo del pueblo’ obedece a renovar la buena voluntad todos los días. Con 19 tantos, el ‘Osito del siglo XXI’, es el goleador del certamen y, de todo corazón, desea campeonar para competir con los ‘duros’ de la primera A.

El cariño de los aficionados lo conmueve, no le molesta para nada que lo comparen con Édison el ‘Oso’ Maldonado, otrora figura de la oncena amarilla.

La cuota foránea también se siente contenta en Aucas. El volante paraguayo Víctor Manuel Gómez (31 años), agradece la acogida de sus compañeros. Esta campaña le recuerda su paso por el Rubio Ñu de Asunción (Paraguay), otro club de corte popular, con el que, hace 6 años, consiguió el ascenso a la serie A de su país.

Sin embargo, la camaradería es fruto de los triunfos y estos, a su vez, de plantearse metas ambiciosas. El ariete paraguayo Lauro Cazal (28 años) precisa que, pese a estar a 6 unidades de clasificar a la A, todos se comprometieron a completar 44 puntos y campeonar. Están a 10 puntos de lograrlo.

Los 3 primeros esperan se conquisten hoy, en el estadio Siete de Octubre de Quevedo, cuando enfrenten al Deportivo Quevedo, a partir de las 20:00. El encuentro, que corresponde a la fecha 17 de la segunda etapa, será arbitrado por Omar Ponce.

Tras tomar un largo sorbo de hidratante, Cazal confiesa que frente al ‘súper depor’ quiere anotar una diana memorable, tal como la que le hizo a Liga de Portoviejo en el estadio Reales Tamarindos, al picar la pelota en un tiro penal al puro estilo del ‘Loco’ Abreu; el de chilena que concretó contra Deportivo Azogues, en el estadio Jorge Andrade Cantos. O la de bolea que desprendió desde fuera del área en el estadio de Aucas, marcándole al Delfín de Manta.

Culminada la faena, el último en retirarse del escenario de Chillogallo es Juan Ramón Silva, que considera un regalo aportar al Aucas esta temporada, sobre todo por los jugadores “sanos” con los que cuenta.

Devolver a la serie A al ‘Papá’ será una manera especial de celebrar medio siglo dentro del fútbol, sumados los años de futbolista y los de instructor. No obstante, quiere un regalo de los hinchas: el estadio lleno en las 3 presentaciones que le quedan como local al ídolo de Quito.

http://www.telegrafo.com.ec/f