Blog Page Title

Cinco especies de tortugas marinas se incluyen en plan nacional de conservación

hawksbill21

Trasladan nutrientes, promueven la revitalización de los pastos marinos, controlan las poblaciones de medusas, remueven la arena y sirven como importantes indicadores de la salud de los ambientes marinocosteros a escala local y global. Estas son algunas de las funciones de las tortugas marinas, especies longevas cuya sobrevivencia está amenazada.

Este 10 de noviembre, en Ecuador se aprobó el Plan Nacional para la Conservación de las Tortugas Marinas, documento a través del cual se pretende proteger a las cinco especies que habitan o navegan en el país: Tortuga verde, tortuga golfina, tortuga carey, tortuga laúd y tortuga caguama.

Son especies migratorias que llegan a Ecuador en busca de comida, de pareja, de un sitio seguro para depositar sus huevos. Sin embargo, la contaminación del hábitat marino, la extracción de arena, el uso vehicular y las construcciones en las playas representan graves obstáculos para las tortugas marinas.

El reciente Plan Nacional para la conservación de estas especies establece cinco objetivos específicos: proteger las áreas de anidación, reproducción y alimentación en Ecuador, reducir el impacto de interacción con pesquerías, e involucrar a la ciudadanía en la protección de las tortugas.

Pero, ¿cuánto conoce la ciudadanía sobre estas especies? Aquí un acercamiento.

Tortuga verde (Chelonia mydas)

Este reptil puede llegar a medir unos 100 centímetros y pesar entre 100 y 225 kilos. De caparazón color verde ‘negruzco’, según descripciones científicas, navega a través de los mares tropicales y subtropicales del mundo. En Ecuador se han registrado altas concentraciones en Galápagos y aunque se la considera herbívora, en el país se la ha observado comiendo invertebrados como las medusas.

De acuerdo a la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), la tortuga verde se ubica en la categoría “En Peligro”, debido a la disminución de entre 48 % y 67 % del número de hembras que anidan anualmente en las últimas tres generaciones. Las amenazas humanas más perjudiciales para las tortugas verdes son las cosechas intencionales de huevos, la captura de adultos de las playas de anidación o zonas de alimentación, según el mismo organismo.

Tortuga golfina (Lepidochelys olivacea)

Llega a pesar entre 35 y 45 kilogramos y a medir 65 centímetros, aproximadamente. En español se la conoce como golfina, carpintera, guaraguá, lora, manila, mulato, olivacea, entre otros nombres que se relacionan a su color o ecosistemas preferidos.

Prefiere alimentarse cerca de estuarios y bahías, siendo aún más propensa al contacto humano, según descripciones científicas. Se menciona también que sus principales áreas de alimentación se encuentran en Costa Rica y México, aunque su migración se extiende al océano Atlántico e Índico. La UICN la ubica en la categoría ‘Vulnerable’, dentro de la Lista Roja de Especies en Peligro.

Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata)

Navega por todos los mares del mundo y en Ecuador es posible encontrar ejemplares en Galápagos y en el Golfo de Guayaquil; sin embargo, su población se ha reducido en un 80 % en las tres últimas generaciones, según la UICN.

Dentro de la Lista Roja, es considerada ‘En Peligro Crítico’, debido a la degradación de los hábitats de anidación y la captura de huevos y ejemplares. Además, los particular colores de su caparazón, que van de amarillo a negro, pasando por tonos naranjas y rojos, podrían ser motivo del incremento de capturas de juveniles y adultos.

Tortuga laúd (Dermochely s coriacea)

Es especie de tortuga marina más grande del mundo. Puede llegar a medir hasta tres metros y a pesar unos 1.000 kilogramos. Se distribuye en aguas templadas, tropicales, subtropicales y subárticas, es la variedad con menor registro registro en el país.

De caparazón blando y coloración negra con manchas blancas, se alimenta principalmente de medusas, peces e invertebrados, según descripciones científicas. La UICN la considera ‘Vulnerable’. La principal amenaza para esta especie es la captura incidental, seguido por el consumo de sus huevos, carne y otros productos, y el desarrollo costero.

Tortuga caguama (Caretta caretta)

Llamada también ‘tortuga boba’, esta especie de caparazón en forma de joroba se encuentra en la categoría ‘En Peligro’ de la Lista Roja de la UICN. Su cabeza puede llegar a medir 25 centímetros, de una extensión total de entre 75 y 100 centímetros. Su peso oscila entre 100 y 200 kilogramos.

En Ecuador no se han encontrado sitios de anidación, según el Plan Nacional de Conservación, pero sí la presencia de ejemplares juveniles. Se detalla que es posible encontrar grandes números en las aguas de baja California, México y ocasionalmente en Chile.

http://www.eluniverso.com/