Blog Page Title

Adolescente se convirtió en la heroína de su familia

pr01f141114photo01

En menos de 20 minutos, la casa de caña guadúa de Alexandra Catagua, ubicada en el sector Subidita del Cielo, en Portoviejo, fue consumida por el fuego la tarde del pasado miércoles.

La desgracia pudo ser mayor debido a que sus tres hijos, de 8, 5 y 3 años, se encontraban dentro y la puerta estaba cerrada con candado, pero B.S. de 15 años, prima de los menores, logró sacarlos antes de que las llamas los alcanzaran.

“Ellos estaban gritando me quemo, decían ayúdame tía y me llamaban ven acá que nos estamos quemando. Hice fuerza para sacar el candado pero no pude, de ahí me fui a la parte de atrás y tumbé (con pies y manos) una parte de la pared y por un hueco salió primero la niña de 3 años y luego los demás”, relató la joven.

Esto habría tardado unos 3 minutos, pero luego el pánico los invadió cuando segundos después de que los niños salieran, el tanque de gas explotó. Afortunadamente la joven y los menores ya se habían puesto a salvo y esto no los afectó.

Ese día Catagua, madre de los niños, había salido con su hija mayor, de 15 años, al Registro Civil para sacar la cédula de la joven. Indicó que dejó a los pequeños encerrados porque no tenía con quien dejarlos. “Me toca levantarme, lo más importante es que tengo a mis hijos conmigo. Fue una suerte que mi sobrina estuviera aquí”, expresó Catagua mientras abrazaba a sus hijos.

Dijo que al parecer sería un cortocircuito lo que provocó el incendio y que las pérdidas son incalculables pues a más de sus bienes tenía ropa y joyas que vendía a través de catálogo. También los útiles escolares y los uniformes de los niños se perdieron.

Alexandra, quien cría sola a sus hijos debido a que su esposo falleció años atrás, pidió que la ayudaran con ropa para los menores y colaboración para volver a tener una vivienda ya que lo perdió todo. El número al que se puede contactarla es el 098-162-0070.

Incendio quemó 400 motos
Un incendio que se generó en el patio de retención vehicular de la Policía, ubicado en la vía Babahoyo-Jujan, en Los Ríos, quemó 400 de 1.600 motos que se encontraban en el lugar, algunas desde el año 2005.

Los bomberos apagaron el fuego media hora después de iniciarse. Se presume que la quema de maleza cerca del sitio lo provocó.

3
menores estaban en la vivienda al momento del incendio.

http://www.eluniverso.com/