Blog Page Title

100 familias ecuatorianas en Italia, investigadas por servicios sociales

19-11-14-SOCIEDAD-compatriotas_83c83e2e133641abfa28c8ded11629ea

¿Imagina usted que sus hijos puedan ser separados de su lado porque usted atraviesa una situación de pobreza? Para muchos ecuatorianos esta medida es inconcebible, pero en países como Italia existe una legislación que contempla esta posibilidad porque en esa nación una de las prioridades sociales es resguardar el bienestar de los menores.

Se trata de la Ley 184 que estipula la priorización “del interés del menor”, y bajo esos argumentos, el Tribunal de Menores de Italia toma la resolución de quitar la potestad de los niños, por ejemplo, en caso de pobreza o insolvencia económica, por denuncias de que no asisten a la escuela o no tienen atención médica, violencia intrafamiliar, entre otros temas.

En abril de este año, durante la visita del presidente Rafael Correa a Génova, se conoció que madres ecuatorianas han sido separadas de sus hijos por algunas de estas condiciones, en su gran mayoría por falta de solvencia económica.

Libia R. (46 años) vivió una pesadilla en 2010 cuando las autoridades italianas le retiraron la custodia de sus hijos, ahora de 6 y 10 años. Ella regresó a Ecuador en enero de 2014 sin sus pequeños y al preguntarle por ellos, alega “que no sabe nada”; tampoco tiene claras las razones por las que los perdió. Eso sí, reconoce que quizá una de las causas fue que en esa época solo tenía trabajos ocasionales y su situación económica en Italia era mala. “A la casa fueron la asistencia social y la policía a quitarme a mis hijos. Me cerraron el caso y me dijeron que ellos fueron dados en adopción”, dice.

Libia acepta que desconoce sobre la legislación y sus derechos. Por eso cree que recuperar la potestad de sus hijos va a ser imposible porque ni siquiera puede costearse un pasaje hasta Italia para hacerle frente al asunto.

En una entrevista pasada con este diario, María Landázuri de Mora, viceministra de Movilidad Humana, dio datos más concretos sobre la situación de los menores. Dijo que 55 niños han sido separados de sus familias y 1.062 tienen seguimiento del servicio social; en Milán 58 también tendrían seguimiento y en Roma 57. “El Consulado de Ecuador en Génova ha asistido en 19 casos y de estos 14 han sido resueltos positivamente. Mientras que en Milán se han resuelto 17 casos y en Roma otros 2”, acotó Landázuri.

Para atender estos casos, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño visita hasta mañana la nación italiana junto a una delegación que incluye a Gina Godoy, vicepresidenta de la Mesa de Justicia y Estructura del Estado de la Asamblea Nacional. El propósito: revisar uno a uno los casos de los compatriotas.

Según Patiño, hay aproximadamente 100 familias de ecuatorianos que viven esta situación o que están siendo investigados por servicios sociales de ese país. Además, especificó que conoce casos de menores ecuatorianos que han pasado a casas de acogida, otros que han sido desvinculados de la custodia de sus padres y un tercer grupo que ya ha sido dado en adopción.

Ayer se reunió con familias ecuatorianas en el Museo del Mar, en Génova. Comunicó que el Gobierno ecuatoriano ha contratado a 4 estudios jurídicos en Roma, Milán y Génova para que den atención directa a las familias. También, dijo, hay personal especializado en psicología y servicios sociales en los consulados para dar asesoría.

Según el Canciller, una preocupación de fondo es que no se estén validando algunas posturas de la Asamblea General de las Naciones Unidas que señala que la pobreza económica y material no deberían constituir la única justificación para separar a un niño de sus padres.

Karina Cedeño, quien vive en Génova y casi pierde la custodia de sus hijos, afirmó que la situación económica no es buena para las familias ecuatorianas. “Hay mucha crisis, ni los italianos tienen trabajo. Hay un aumento de impuestos para todos, razón por la cual la clase más débil es la que primera sufre las consecuencias”, argumenta.

Un ingreso mensual bordea entre 800 y 1.200 euros (más de $ 1.000) y eso, a su criterio, no es suficiente.

¿Qué factores influyen para la separación?

Un análisis de las autoridades ecuatorianas señala que dos de las razones para que los padres pierdan la tutela de sus hijos serían la situación socioeconómica y la violencia intrafamiliar.

Además, destacan que no hay una mediación intercultural, no se ha cumplido con el debido proceso, no ha habido apoyo legal, no se toman en cuenta las opiniones de los menores, los procesos de resolución duran años y, sobre todo, hay desconocimiento de las familias.

Giancarlo Cipolla, asesor jurídico del Consulado de Ecuador en Milán, reconoció las falencias. “Existieron errores en algunos procedimientos y éstos ya fueron señalados al Consulado y a las familias de menores para tratar de resolverlos”, aseguró mostrando al mismo tiempo que hay apertura de las autoridades italianas para resolver estos casos.

DATOS

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana y el Ministerio de Justicia trabajan de forma interinstitucional para dar respuesta a estos casos.

El Canciller explicó que se ha conformado un equipo de 5 mujeres ecuatorianas especialistas en temas de derechos de la familia y la niñez para que conozcan estos casos y den su apreciación.

La comunidad ecuatoriana en Italia es la tercera más numerosa después de la que vive en Estados Unidos y España. La mayoría de compatriotas se concentra en Génova, Roma, Milán, entre otras ciudades.

El canciller Ricardo Patiño, durante su visita a Italia, mantuvo reuniones con altos funcionarios italianos como autoridades del Senado, diputados, alcaldes de diferentes ciudades y los representantes de las familias de ecuatorianos en Italia.

http://www.telegrafo.com.ec/