Blog Page Title

Situación de las Mujeres en la Política Mundial en 2014: el techo de cristal sigue firme

Situación de las Mujeres en la Política Mundial en 2014: el techo de cristal sigue firme

Decía Hilary Clinton en su famoso discurso de renuncia de la campaña presidencial a favor de Barack Obama en agradecimiento a los millones de votos logrados por su candidatura: “Aunque no rompimos el techo de cristal más alto, sin duda y gracias a ustedes, le hemos hecho 18 millones de grietas. La luz brilla a través de ellas…”  Si bien han pasado seis años desde este discurso, las palabras siguen resonando en la realidad de las mujeres en la política a nivel mundial.

La ONU Mujeres publicó su más reciente mapa sobre la situación de las mujeres en la política alrededor del mundo y aunque existe un avance (no muy sobresaliente) respecto al reporte de 2008, todavía hay una falta importante de representación de las mujeres en éste sector. El mapa reafirma ideas sobre la falta de participación de la mujer en la política, especialmente en países de Asia y Medio Oriente.

“A nivel ejecutivo, el porcentaje de mujeres en puestos ministeriales ha alcanzado ahora el 17,2%, frente al 16,1% en 2008”. De acuerdo con los datos publicados por cada país miembro hasta el primero de enero de 2014, España y México siguen detrás en los números; y esto es importante ya que América Latina y Europa son las dos áreas geográficas con mayor participación de las mujeres en altos puestos políticos.

Sin duda existe un gran camino por recorrer, pero poco a poco se ve el ascenso de las mujeres a puestos importantes, aunque nuestro rol sigue siendo en sectores de apoyo y no en los estratégicos. Por ejemplo la mayoría de las mujeres en la política (en secretarías o en el Parlamento) lleva las agendas de “problemas sociales”. En segundo lugar suelen ocuparse de temas relacionados con “familia, jóvenes o niños”. El tercer portafolio dirigido por mujeres es el de medio ambiente/ recursos naturales y/o energía. El cuarto se centra en problemas de mujeres e igualdad de género, mientras que el quinto de los ámbitos que suelen ser competencia de las mujeres en política es la educación.

Mujeres como cabeza de Estado o de Gobierno

De los 152 Estados analizados, las mujeres ocupan la jefatura de estado (JE) en nueve de ellos y están al frente del Gobierno (JG) en quince, de los cuales, en 6 países la misma persona desempeña ambos roles (A):Alemania (JG); Argentina (A); Bangladesh (JG); Brasil (A); Chile (A); Corea (JE); Costa Rica (A); Dinamarca (JG); Eslovenia (JG); Jamaica (JG); Liberia (A); Lituania (JE); Malawi (A); Noruega (JG); San Marino (JE); Senegal (JG); Tailandia (JG); Trinidad y Tobago (JG)

Porcentaje de mujeres en puestos ministeriales o de secretarías (nacional)

porcentaje ministras

Mujeres al frente del Parlamento o Congreso

40 mujeres de un total de 271 Estados son voceras del parlamento o congreso: Antigua y Barbuda (ambas cámaras), Botsuana, Dominica, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Estonia, Gabón, India, Italia, Honduras, Laos, Latvia, Lituania, Madagascar, Mozambique, Holanda (ambas cámaras), Polonia, Portugal, Rusia, Ruanda, San Marino, Singapur, Surinam, Suazilandia, Turkmenistán, Uganda, Reino Unido, Tanzania, Uzbekistán y Zimbabue.

Porcentaje de Mujeres en el Parlamento o Congreso

mujeresparlamento

Se  mantiene el techo ¿cuarteado?

Todo parece indicar que los cambios, si existen, son lentos; lentísimos para una sociedad que pide ser redefinida. Aunque el techo ya tiene millones de grietas y sin duda muestra un camino más favorecedor para las nuevas generaciones, la realidad es que las pocas mujeres que logran llegar a las cúpulas del poder se enfrentan a un mundo creado por y para los hombres donde la representatividad de “lo femenino” sigue sin ser visible.

Una cuestión que es importante plantearnos, en países como México y España donde existe una población femenina importante, es ¿qué nos hace falta para que mujeres competentes lleguen a candidaturas relevantes? ¿Qué se requiere para que sean elegidas como representantes de Gobierno en nuestras democracias y las del mundo?