Blog Page Title

‘Calma, que no panda el cúnico’, monigoteros adaptan a Chespirito

pr14j031214photo01

‘Y sin querer queriendo’, se fue Roberto Gómez Bolaños, Chespirito. Y sin querer queriendo, el trabajo de casi un año de decenas de monigoteros de la calle 6 de Marzo, en el centro de Guayaquil, tuvo un cambio brusco.

Los monigotes de Las Tortugas Ninja y de la Princesa Sofía, entre otros, que apuntaban a ser los más vendidos, han empezado a quedar desplazados porque la demanda se centra en el Chavo del 8 y los demás personajes creados por Chespirito, quien falleció el pasado viernes y acongojó a millones en Latinoamérica.

Pero los monigoteros, artesanos que han dado fama a Guayaquil por la elaboración en papel de diversos personajes de la televisión y otras ramas, dicen que no contaban con su astucia. Hasta piden que “no panda el cúnico”, haciendo relación a la frase del Chapulín Colorado, una de las creaciones de Gómez Bolaños, que parafrasea el que no cunda el pánico.

John Paredes tenía arrumado en el fondo de su taller un viejo molde de espumafón de un niño con medio cuerpo dentro de un barril. No recuerda cuándo lo hizo ni por qué lo guardaba, pero la muerte del comediante hizo que lo reutilice y comenzara a hacer, en serie, monigotes de El Chavo del 8.

Paredes tiene su taller en 6 de Marzo y Calicuchima. Allí están dos monigotes aún sin pintar y uno ya terminado, con unas alas en la espalda. “El domingo hubo mucha venta y la gente recién está buscando cómo hacer. En la madrugada hago las copias”, expresa Paredes.

Y la astucia de los artesanos se nota, pues tienen un plan para adaptar los monigotes a los personajes de Chespirito. Paredes le pondrá una gorra, como la del Chavo, a un molde del muñeco de Mickey Mouse.

Tres cuadras adelante, en 6 de Marzo y San Martín, las artesanas Concepción López y Carolina Rites pegaban pedazos de papel de estraza a dos moldes del mismo personaje que compraron el sábado pasado a un artesano del suburbio.

“Nadie había pensado que este año iba a estar de moda el Chavo. Los que hacen monigotes grandes talvez no alcancen a hacerlos a tiempo, pero los pequeños sí”, explica Rites.

En las calles Oriente y García Moreno, sur de la 6 de Marzo, los hermanos Carlos y David León modificaron el molde del superhéroe Thor, de dos metros. Este sostiene un martillo y sobre su cabeza lleva dos antenas. Es el Chapulín Colorado. “Ya no podemos hacer muchos, el tiempo no nos da. Máximo haremos quince”, dice David.

Precios
Hasta el viernes un monigote de los personajes que interpretó Roberto Gómez Bolaños como el Chavo del 8 y el Chapulín Colorado se vendían entre $ 10 y $ 15. Desde el siguiente día, los muñecos pasaron a costar entre $ 20 y $ 35.

http://www.eluniverso.com/