Blog Page Title

Educadores anuncian protestas

El 50 por ciento de los maestros que participaron en el proceso de recategorización aprobaron las pruebas de evaluación. La UNE del Azuay analiza medidas de protesta. EL TIEMPO

EL TIEMPO/La Unión Nacional de Educadores, UNE núcleo del Azuay, convocará este fin de semana a un consejo provincial ampliado para analizar medidas de protesta ante los resultados de las pruebas de recategorización docente.

Fecha de Publicación: 2014-12-18 00:00

Así lo anunció Bolívar Izquierdo, presidente provincial del gremio, quien añadió que además se convocará a una asamblea provincial con el fin de decidir las acciones a tomar para presentar su reclamo por los resultados del proceso que calificó de “ilógico” y “extraño al magisterio”.

El anuncio se da luego de que el ministro de Educación, Augusto Espinosa, anunció que de 53.985 docentes que se presentaron a nivel nacional a la evaluación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, INEVAL, solo la mitad, 26.379 docentes, aprobaron y podrán ser recategorizados.

De acuerdo a la Dirección Zonal de Educación, aún se están tabulando los resultados en Azuay, Cañar y Morona Santiago, por lo que no hay datos reales sobre el proceso. La UNE no obstante calcula que al menos el 60 por ciento de los docentes en el Azuay no aprobaron las evaluaciones.

El gremio de los maestros sostiene que los resultados se contradicen con la evaluación obligatoria a docentes que se efectuó en los años 2012 y 2013, debido a que en el Azuay al menos un 70 por ciento de maestros obtuvieron calificaciones entre muy bueno y excelente, según la UNE, por lo que se esperaba un porcentaje similar en las pruebas de recategorización.

Bajo esa expectativa, el dirigente gremial sostuvo que “esto solo puede significar o que la actualización de conocimientos de los profesores no sirvió, o que las pruebas son extrañas al magisterio y muy difíciles de resolver”.

Los educadores tienen puntos de vista similares. Para Luisa Gutiérrez, educadora de la zona rural que logró aprobar el proceso, el procedimiento para rendir las pruebas tuvo un alto índice de complejidad. “Nos dieron poco tiempo y hubieron preguntas en las que se tenía que razonar durante más de un minuto y al final quedaban si resolver”, dijo la educadora.

Por su parte, la docente Elizabeth Maldonado, profesora de sexto año de básica que no pudo aprobar la evaluación, dijo que los temas que se presentaron no eran propios de su ámbito de enseñanza, “Nos ponen preguntas de temas que se tratan en el Bachillerato, cuando debería diferenciarse a los profesores por el nivel de Educación en el que ejercen su profesión”, dijo la maestra.

El Ministerio de Educación defendió el proceso y aseguró que acelera el proceso de recategorización. “El anhelo de esta cartera de Estado es que para el 2017 todos los docentes que reúnen los requisitos logren ubicarse en la categoría que merecen”, se indicó.
Informó además que los docentes que no aprobaron las evaluaciones han sido inscritos automáticamente en el proceso de evaluación del 2015 y tendrán una nueva oportunidad para acceder a la recategorización.

El ministro de Educación, Augusto Espinosa, durante su diálogo semanal radial con medios de comunicación, sostuvo que la intención del proceso es “la revalorización y enaltecimiento de la profesión docente, con el fin de brindar al maestro ecuatoriano la posibilidad de mejorar sus ingresos y su calidad de vida”.

La UNE del Azuay discrepa y aduce que sus sueldos permanecen congelados desde el 2011 y que la recategorización le costaría al Estado entre 300 y 400 dólares por docente al mes, cifra que, creen, no podrá ser asumida, “peor aún con la disminución del precio del petróleo”, dijo Bolívar Izquierdo. (JPM) (I)

 

Cuenca.