Blog Page Title

Vender carne de animales silvestres es un delito

 

Se elabora plan piloto en Orellana para reducir el consumo

Vender carne de animales silvestres es un delito
Foto: Jhon Guevara
PP/Animales como la guanta, el saíno, o la guangana, que habitan en el Oriente, están en peligro debido a la comercialización de carne silvestre.

Paola López / Quito

“Guanta, saíno, huangana o danta… la selva ya no aguanta”. Con esta frase que es parte de una campaña de información que se efectúa en la provincia de Orellana, el Ministerio de Ambiente del Ecuador (MAE) busca reducir la comercialización de carne de animales silvestres. Según cifras del MAE, anualmente se venden 10 toneladas de carne de monte en el mercado de Pompeya, en Orellana.

Javier Vargas, director provincial de Ambiente, manifiesta que en un sábado en la feria de Pompeya se comercializan 660 libras de carne. “Con esta cifra en un solo fin de semana las 10 toneladas anuales podrían ser hasta 20”, señala.

Según Marcela Aguiñaga, ministra de Ambiente, el 80% de la comercialización de la carne de monte se hace en Pompeya. Ahí hubo un repunte de consumo en el 2007. Por eso se decidió emprender en este lugar el plan piloto, que incluye una campaña de comunicación, capacitación y la transformación de prácticas culturales. En este proceso están involucradas varias instituciones estatales como los ministerios de Justicia, Agricultura, Turismo, Inclusión Económica y Social y el Ejército.

La meta es enfrentar el problema de manera integral. Por ello se efectuó una mesa de trabajo en la que participaron los actores institucionales de este proyecto. En este encuentro se explicó cuál sería el aporte  de cada institución y las sugerencias para mejorar la iniciativa. En este sentido, la ministra de Justicia, Johanna Pesántez, señaló que es indispensable que la población conozca que es un delito ambiental el comercializar este tipo de carne. La sanción es de hasta tres años de prisión.

Bernardo Ortiz, del grupo Traffic, indicó que los problemas ambientales deben trabajarse entre la sociedad civil y el Estado. “Ejemplos como el de Ecuador deben trascender. El problema en apariencia es mínimo, pero tiene una enorme trascendencia ambiental”.

Al respecto, Aguiñaga explicó que en no menos de 10 años la fauna silvestre de la selva podría desaparecer, lo que ocasionaría un fenómeno conocido como “bosque vacío”. Esto trae, como consecuencias, la destrucción de ecosistemas, disminución de oportunidades y de la seguridad alimentaria de la población y la limitación de la regeneración del bosque y sus funciones.

Vargas comentó que la iniciativa empezó a socializarse con la comunidad desde hace un año. “Hasta ahora ocho asociaciones de venta de comida típica se han sumado al proyecto”, comentó al referirse a aquellas personas que han dejado de ofertar en el menú carne de monte. A aquellas asociaciones que lo hacen el MAE les entrega un certificado.

Para reducir el uso de esta carne se está trabajando en alternativas como la piscicultura y avicultura. De igual manera, se van a intensificar los controles en los mercados. No obstante, la ministra Aguiñaga explicó que el eje de esta campaña es la concienciación de la población más que la criminalización,  cambiar los patrones culturales y apartar la idea de que comer carne silvestre es un atractivo turístico, pues están acabando con la fauna de la selva.

FUENTE www.ppelverdadero.com.e