Blog Page Title

El Secap dará formación sindical a líderes de trabajadores desde 2015

22-12-14-POLITICA-MARCHA_a755528347edd13d321dbecd18a5995f

La iniciativa, según el ministro de Trabajo, Carlos Marx Carrasco, pretende que el empleado se convierta en un aliado estratégico de la empresa.

La primera escuela de formación sindical del país empezará a funcionar desde 2015 y estará a cargo del Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional (Secap). Será la primera vez que exista una entidad que se encargue de fortalecer la actividad que busca garantizar los derechos de los trabajadores.

Con esta determinación reforzarán las organizaciones de trabajadores existentes, los que contradice los argumentos de quienes se oponen al Gobierno y aducen que se quiere desaparecer la actividad sindical. El ministro de Trabajo, Carlos Marx Carrasco, ha manifestado que este gobierno es de los trabajadores y que ningún otro había hecho más que el actual por ese sector.

El Ministro destacó que se busca cambiar la visión y misión del sindicalismo. En el país, a su criterio, esa figura ha sido satanizada debido a que se tiene la creencia de que perjudica a las empresas.

El Secretario de Estado aclaró que se busca “convencer tanto a los empresarios como a los trabajadores sobre la obligación que tienen para construir juntos el país; no es cuestión simplemente de armar un sindicato para hacer quebrar a la empresa; ese sindicalismo ya no tiene cabida en el mundo”, enfatizó.

Y añadió que en el país se quiere ir hacia un nuevo rol en el que el trabajador se convierta en “aliado estratégico de la empresa y caminar juntos, pero para ello se requiere que exista organización”, dijo.

Recalcó que la empresa tiene la obligación de informar a los trabajadores sobre la producción, así como a quién y cómo venden; todo aquello se debe construir con los trabajadores que deben convertirse en aliados estratégicos de los negocios. Puso como ejemplo la situación laboral de Japón, ya que esta es una característica principalmente de la cultura  oriental, dijo Carrasco.

Uno de los retos que tiene este Gobierno es cambiar la producción del país, generando mano de obra local y así tener productos con valor agregado. Para ello es indispensable fortalecer la clase trabajadora, ese es uno de los ejes para lograrlo. “Si no cambiamos la visión no podremos cambiar la matriz productiva”, acotó el Ministro de Trabajo.

La propuesta estatal aún no ha sido difundida masivamente entre los sindicalistas del país. Víctor Elizalde, secretario del Comité de Trabajadores del Ingenio San Carlos, se mostró cauteloso ante la propuesta de que exista una capacitación que provenga del Gobierno. “Si de manera coordinada nos invitan en primer lugar a participar de la elaboración de los contenidos, nosotros no tendríamos inconvenientes en recibir la capacitación, siempre y cuando la organización sindical no se vea afectada”, explicó. El trabajador detalló que espera que la capacitación sea en temas que no incidan en la dirigencia sindical, pues de lo contrario se estaría hablando de una intromisión y esta no se contempla en el Código de Trabajo.

Una postura similar tiene Gonzalo Cárdenas, presidente de la Federación de Trabajadores Libres de Guayas (Fetlig), quien detalló que dentro de su organización ya imparten capacitaciones a sus afiliados.

Son 600 miembros entre trabajadores de municipios, ingenios y empresas particulares. Existe prevención porque es la primera vez que el Estado asegurará la capacitación a los sindicalistas.

Jaime Arciniegas, dirigente de la Central Sindical del Ecuador, detalló que se había hablado con el Ministro de la idea de hacer una escuela de formación sindical, pero no se concretó nada, por ello prefirió no manifestarse sobre la propuesta gubernamental.

Arciniegas es parte de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) que se consolidó el pasado noviembre. Una aspiración que durante años no se había concretado.

Contenido de las capacitaciones  

Paulina Paz, directora del Secap,  explicó que la iniciativa nació de la alineación de la política pública en temas de empleo. “Somos adscritos al Ministerio del Trabajo y este es el regente en cuanto a todo lo que tiene que ver con el empleo”, dijo.

“En esas circunstancias un tema muy importante tiene que ver con el rol que han estado desarrollando los sindicatos, concebidos como esa organización interna de la cual no solo dependen los trabajadores y que también gestionan”, explica.

Como Estado considera que deben tener un rol distinto al que históricamente han tenido  en el sentido de que ahora deben ser liderados por gente clara y técnica, que tenga conocimientos y que pueda ser guía de los procesos.

No solo se trata del ámbito normativo, sino de saber cuáles son las  mejores prácticas que se pueden replicar de países como Brasil y poner también mejores prácticas de la gestión sindical.  Pero también hay aspectos de la parte técnica administrativa: ¿cómo puedo manejar un sindicato si no sé leer un balance o recomendar la forma de distribuir las utilidades si no conozco conceptos básicos de administración?

La escuela pretende también fortalecer las competencias en administración, finanzas y temas legales, lo que les permitirá desempeñar el rol de líderes.

No solo tiene que ver con la parte política y legal sino también con los conocimientos que deben tener los sindicatos para ejecutar una gestión.

Datos

Cerca de 4.000 organizaciones sindicales existían en el país hasta 2013, según información del Ministerio de Trabajo. El 80% era del sector público.

El Parlamento Laboral es una instancia que si bien no tiene vida jurídica sí cuenta con un protocolo constitutivo, donde se detalla cuáles son los procesos a seguir para nombrar a la dirigencia. Esta coalición fue creada en septiembre de 2013.

Uno de los recientes logros del sector sindicalista fue la conformación de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en el pasado mes de noviembre.

Esta central unitaria está integrada por 15 organizaciones de trabajadores, que a su vez representan a 600 movimientos de obreros en el país.

El Ministerio de Relaciones Laborales cambió su nombre por el de Trabajo, con el objetivo de abarcar todas las formas de trabajo en el país.

http://www.telegrafo.com.ec/