Blog Page Title

50.000 botones de pánico se colocarán en transporte

TRANSPORTE. Los vehículos que tienen este sistema están identificados para que la ciudadanía los pueda diferenciar.
TRANSPORTE. Los vehículos que tienen este sistema están identificados para que la ciudadanía los pueda diferenciar.

Hasta abril de este año, las autoridades de la seguridad del país aspiran a equipar con al menos 50.157 kits o botones de seguridad a la transportación pública urbana en Azuay, Cañar, Chimborazo, Cotopaxi, El Oro, Esmeraldas, Guayas, Imbabura, Loja, Los Ríos, Manabí, Pichincha, Santa Elena, Santo Domingo, Tungurahua y Bolívar.
Según información oficial de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), del total de las instalaciones, 38.000 serán en taxis, 11.006 en buses urbanos, 785 en interprovinciales y 366 interparroquiales.
El 100% de la cobertura de seguridad en el parque vehicular finalizará en 2015 y contemplará instalaciones masivas en Morona Santiago, Napo, Orellana, Pastaza, Sucumbíos y Zamora Chinchipe. La inversión total será de 118’627.697 dólares.
El kit de seguridad está compuesto por dos cámaras de video con capacidad de grabar infrarrojo y audio, localizador satelital y botones de auxilio.
Defensa
Juan Torbay, director del proyecto de Transporte, destaca que con esto se busca evitar problemas de seguridad y disminuir los índices de delincuencia y secuestros. Además, explica el mecanismo del kit: una vez que se enciende el vehículo, con el equipo de seguridad incorporado, el GPS empieza a transmitir la información geo referencial del auto con la grabación del audio y video de todo lo que ocurra dentro.
La información que llega a la plataforma de transporte permite obtener un control de rutas, frecuencias… pero solo son transmitidas en el caso de que se registre una llamada de emergencia al 911.
Solo el personal del servicio de emergencia puede acceder a la información y, de requerir los videos, se los tramita a través de la Fiscalía.
El comandante general de la Policía, Fausto Tamayo, recuerda la obligación que tiene el servicio público de contar con un botón de pánico que, de alguna manera, mermará el peligro que corren los usuarios cuando son víctimas de robos y asaltos.
“El problema no solo pasa por la Policía, la Policía no puede poner un uniformado en cada transporte. Hay otras instituciones que también deben involucrarse en el tema…”, señala.(SC)

Corresponsabilidad ciudadana
° Disminuir los niveles de secuestro exprés y asaltos debería ser uno de los objetivos del proyecto, dice el experto en seguridad Pablo Moreno, aunque también advierte la necesidad de una “corresponsabilidad” de la ciudadanía. No obstante, reconoce que en la población también hay temor de retaliaciones.
Este especialista es del criterio de que el proyecto, de alguna manera se vea reforzado con la incorporación de esta tecnología en el transporte particular. Sugiere que solo con una ordenanza municipal, los propietarios privados podrían ser monitoreados por teleseguridad.

118’627.697
dólares es el costo del proyecto global. 

FUENTE DIARIO LA HORA