Blog Page Title

El tipo de sangre influye en la dieta

sangre

Según el grupo sanguíneo hay alimentos que son perjudiciales, beneficiosos o neutros para la salud de las personas, algunos engordan o adelgazan, concluye el Dr. Peter J. D’Adamo, autor del best seller internacional: Los grupos sanguíneos y la alimentación.

Su investigación señala que muchas enfermedades pueden deberse a la ingesta de alimentos no apropiados para el grupo sanguíneo del paciente, y que algunos de estos no ayudaría a sanar, ni a que muchas personas logren bajar de peso.

Afirma que los de sangre tipo A tienen una mala respuesta a las dietas con abundante proteína animal, no así a las de origen vegetal. No les favorece la leche y sus derivados, ni las harinas.

En tanto, los individuos con sangre del grupo O tienen un aparato digestivo muy eficiente capaz de metabolizar dietas altas en proteínas animales. Les sientan muy bien las carnes magras, los pescados y también los mariscos.

Las de tipo B, en cambio, pueden seguir una alimentación variada y equilibrada con lácteos. Toleran poco los embutidos, la carne de cerdo, los mariscos, las semillas y los frutos secos.

Las personas con tipo AB, según J.D’ Adamo, poseen un sistema inmunitario vulnerable y un aparato digestivo frágil, que requiere de una dieta mixta moderada. No toleran las carnes rojas, pastas, granos y los frutos secos.

El galeno, además, ha identificado los grupos con nombres: El agricultor (A), el nómada (B), el enigma (AB) y el cazador (O). En el primer caso, señala que le beneficia el consumo de soya y le ayudan a perder peso los vegetales, aceites vegetales, la soja y la piña; y a engordar, las carnes y el trigo. Al segundo no se le recomiendan los mejillones, la langosta, el pulpo y le ayudan a bajar de peso los vegetales, el hígado, los huevos y los lácteos; y a subir, las lentejas, el trigo y el maní.

Al enigma le convienen las ciruelas, las uvas, la piña y las hortalizas, pero favorecen a la pérdida de peso las verduras, las algas y los pescados, mientras que ganan con el trigo.

En tanto, el cazador debería comer berenjenas, papas y frutas. Disminuye su peso con las algas, mariscos y vegetales, y sube con la harina de maíz. (I)

http://www.eluniverso.com/