Blog Page Title

Trabajos para titularse, un desafío para estudiantes

08-01-15-SOC-ESTUDIANTES_11ccdebb893bc72a320857bc2bcc88e8

Pegadas en postes de luz a lo largo de la avenida Carlos Julio Arosemena aparecen volantes con el mensaje: “Tesis” llame a este número. El mismo anuncio se lo encuentra en la calle 9 de Octubre, donde funciona un centro de copiado cerca de la Universidad de Guayaquil. Allí hay un letrero colgado que reza: “aquí se realizan tesis”. Su costo es de $ 600 y, según uno de los trabajadores, la demanda no es alta como antes, pero aún conserva clientes.

La alternativa sigue a pesar de que el Consejo de Educación Superior (CES) aprobara un reglamento de Régimen Académico, en el que propone la eliminación de la tesis para graduarse en la universidad y reemplazarla por un trabajo de grado o de titulación, sea este la realización de un proyecto, un examen de conocimientos, un artículo académico, etnografías, análisis de casos, un producto audiovisual, una sistematización de una experiencia comunitaria, entre otros.

No obstante, la elaboración de trabajos de titulación continúa siendo para los estudiantes su desafío para terminar el tercer nivel por las dificultades que se les presentan para desarrollarlo y por el dinero que se gasta. Según el CES, el 95% de universitarios no busca ser investigador sino profesional. En diciembre de 2014 en la Universidad de Guayaquil un grupo de egresados de la Facultad de Ciencias Agrarias obtuvo el título de ingeniero agrónomo.

Mónica Arreaga, de 50 años, y su hija fueron parte del grupo. Ambas egresaron en 2011, pero aseguran que por falta de tiempo no habían presentado el proyecto. “Uno se enamora de la profesión, pero hacer la tesis no es fácil por todo lo que te conlleva económicamente”.

Según Arreaga, para el desarrollo del proyecto gastó $ 4.000. “A diferencia de otras facultades, la nuestra tenía que alquilar el terreno para probar el producto que estábamos presentando. Hoy es especial porque me iba a imaginar que me incorporaría con mi hermana”.

Manuel Bazurto Véliz consideró que lo más recomendable es el proceso de investigación “porque solo así podemos decir que somos ingenieros agrónomos”.

Manuel también se convirtió en ingeniero antes de que finalizara 2014.  El año pasado concluyó sus estudios y empezó con el desarrollo del trabajo de investigación. “Al fin después de esperar tantos años. Quería llegar a esto, decir yo lo puedo hacer y ser un ejemplo para mis hijos”.

En 2002 el joven, que es padre de familia, egresó de la carrera de Ingeniería Comercial, pero dejó inconcluso su proceso para obtener el título. Sin embargo,  retomó la universidad para convertirse en ingeniero agrónomo.

Sonia Ordóñez, vicerrectora académica de la Universidad de Guayaquil, explica que la titulación por otras vías es un proceso que se establece en la universidad y lo que hace es validar la formación del estudiante y reforzar su aprendizaje.

Explica que alrededor de 7 facultades han entregado las modalidades de trabajos de titulación, de las cuales 3 están listas para enviarlas al CES.

Revela que las autoridades se inclinan más por la investigación, el examen complexivo (mide el conocimiento del egresado), trabajo de estudio de caso y algunas que están declarando los trabajos de ensayos.

“Estamos en fase de transición y ciertas carreras han implementado algo. En 2015 todos van a poder escoger cómo titularse. Será un año interesante, el examen complexivo se implementará en la universidad para que los egresados represados lo realicen. Por otra parte, estarán las nuevas formas de titulación y los concursos de méritos para los docentes”.

También adelantó que se abrirá un centro de excelencia.

En la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), según el contralor académico, Manuel Murrieta, existen 3 modalidades en el año que ofrecen la unidad de titulación que la institución abrió en enero de este año.

Explica que allí los estudiantes declaran cuál será la modalidad de titulación, se les asigna un tutor de ser necesario y se les establece plazos más exigentes.

Entre las opciones están el examen complexivo, un proyecto de integración y un ensayo académico. Este último debe cumplir con todos los requisitos de un ensayo científico.

Cada uno es revisado por un equipo de profesores, además se ha procurado que el nivel de dificultad de cada modalidad sea similar, no hay una más fácil que otra. Con el ensayo la nota aprobatoria es de 70/100, indica.

DATOS

Tasas de titulación son bajas y oscilan entre el 3% y 14%. De cada 100 estudiantes que ingresaron al primer semestre, solo 14 se gradúan, según la carrera.

Para Marcelo Cevallos, la tesis, como aporte nuevo para el conocimiento, únicamente se requerirá para las maestrías de investigación y los doctorados.

En el país existen 60.000 personas aún sin título, de las cuales 10.000 pertenecen a la Universidad de Guayaquil, la más grande del país.

Las 57 universidades y escuelas politécnicas tienen un plazo de 18 meses para la implementación de unidades de titulación, según lo establecido por el Consejo de Educación Superior.

http://www.telegrafo.com.ec/