Blog Page Title

Para Rafael Correa , masacre en París no es solo caso contra libre expresión

pr03c130115photo01

Rafael Correa hizo más que extender la solidaridad de su Gobierno hacia el pueblo francés por los atentados de la semana pasada, entre ellos contra la revista satírica Charlie Hebdo, y que provocaron 17 muertos.

El pasado domingo, el presidente opinó sobre el contenido de algunas publicaciones periodísticas, y reiteró su visión sobre el ejercicio del derecho a la libertad de expresión.

Lo hizo en un acto que la Alianza Francesa organizó en Quito para rechazar el terrorismo y recordar a las víctimas, y al cual asistieron, en especial, integrantes de la comunidad franco-ecuatoriana en el país.

Correa llamó a la comunidad internacional a unirse en la lucha contra “la intolerancia, el fanatismo”, según Efe.

El ataque a la revista Charlie Hebdo habría sido perpetrado por extremistas islámicos por la publicación de unas caricaturas sobre el profeta Mahoma.

Efe publicó que el mandatario también criticó que la masacre contra el medio se oriente, por parte de cierta prensa, exclusivamente a un debate sobre la libertad de expresión. “Ese es un error”, aseveró.

Correa acotó que “toda libertad debe tener límites” porque hay periodistas con visiones políticas de oposición que defienden “sus intereses particulares”, acusó sin precisar.

Y, sin nombrar a nadie, cuestionó que en el acto de la Alianza esté un “caricaturista criollo haciendo política, con un letrero acusando al Gobierno (de falta de libertad de expresión)”.

Xavier Bonilla, alias Bonil, sospecha que el presidente se refería a él, porque era el único caricaturista en el lugar. Pero lo desmiente y remarca que no fue el autor del cartel.

Bonil, que fue sancionado por la Superintendencia de Comunicación (Supercom) por una caricatura, relata que unos jóvenes, que dice no conocer, le pidieron tomarse una foto con un letrero en el que se leía: “En este país la crítica y sátira también son calladas, no por el terrorismo sino por el Gobierno”.

Cuenta que cuando esto iba a ocurrir, una ciudadana francesa, “se colocó en medio de los fotógrafos y el cartel para impedir que se tomara la foto”.

Bonil la identifica como Florence Baillon, esposa del parlamentario andino de Alianza PAIS (AP), Patricio Zambrano.

Para él, este episodio es un reflejo de la situación de la libertad de expresión en el país. Ayer, en su cuenta de Twitter, contó que la Supercom aplazó para el 9 de febrero la audiencia (fijada para el 16 de este mes) a la que deberá acudir por una denuncia presentada por 17 representantes de varias organizaciones afroecuatorianas, por una caricatura sobre el asambleísta de Alianza PAIS Agustín Delgado, publicada el 5 de agosto pasado.

El director de Fundamedios, César Ricaurte, considera una “paradoja” lo sucedido con Bonil en la Alianza Francesa, pues el acto también era para apoyar el derecho a la libre expresión. Y objeta la opinión del jefe de Estado sobre el debate en torno a Charlie Hebdo.

“Evidentemente es un caso de libertad de expresión”, remarca el comunicador, al tiempo de concluir que el Gobierno busca “bajarle el perfil”.

Ayer, este Diario recibió la llamada de una funcionaria de la Alianza Francesa para solicitar que la fotografía del cartel no fuese publicada alegando que el acto “no era político”. (I)

30
Mil ejemplares a la semana circula la revista.

Estamos aquí para decir no al terrorismo, al extremismo. Que esta presencia pacífica sea la muestra firme de que la humanidad no permitirá esta clase de actos de violencia”.
Rafael Correa, primer mandatario

http://www.eluniverso.com/