Blog Page Title

Cumbayá alberga cerca de 30 especies de aves

19-01-15-sociedad-cumbaya_7c2b75d3c539b40c5afa214f19f7a729

 

Un colectivo ecológico organizó en Quito un observatorio para concienciar sobre el cuidado de los animales.

Disfrutar del sonido, la tranquilidad y los distintos colores de las aves residentes y migratorias son las razones que motivaron a grupos de observadores de estas especies a darse cita en lugares específicos como Loma Alta en la cordillera Chongón-Colonche, así como en 9 rutas seleccionadas en Quito para efectuar un conteo anual.

En la capital, la experiencia se desarrolló en la zona urbana gracias a la iniciativa del Círculo de Observadores de aves de Quito (COAQ), que busca recolectar mayor información sobre las especies.

“Queremos proporcionar un suministro real con datos actuales y concretos que ayuden a los ornitólogos a realizar mejores estudios para saber por qué se dan determinados comportamientos de las aves”, comentó Eliana Montenegro, integrante del colectivo COAQ.

Entre las 9 rutas utilizadas para la observación, en la que más individuos de una especie se registró fue en el reservorio de Cumbayá (valle de Tumbaco). Ahí se observaron 343 ejemplares de 30 especies y en un buen número correspondió a los patos migratorios; pero es la reserva del Pululahua la que más especies tiene, 52 de las 130 que se divisaron en total.

De las 424.062 hectáreas de Quito, el 35% es de áreas naturales  conservadas en donde hay más de 450 especies de aves entre residentes y migratorias.

La iniciativa tuvo el apoyo de la Fundación Zoológica del Ecuador y del Zoológico Guayllabamba, que también fue uno de los sitios designados para el avistamiento.

Según Juan Manuel Carrión, director del Zoológico Guayllabamba, este tipo de actividades ayudará también a que las personas sean más conscientes de lo que la naturaleza les provee.

“Como siempre se ha dicho, uno valora lo que conoce y con estas iniciativas se acerca a las personas a esa aventura de observar unas especies tan coloridas que con su música dan tranquilidad al espíritu. Es una forma de desestresarse”, expresó Carrión.

En el país el conteo anual se registra desde hace 7 u 8 años en lugares como Cosanga en la provincia de Napo, así como Mindo en Pichincha. También se efectúa en la provincia de Santa Elena, donde el último conteo en 24 horas determinó la existencia de 214 especies.

http://www.telegrafo.com.ec/