Blog Page Title

FF.AA. han recibido $ 1.718 millones en 8 años

El Mandatario habló directamente a los marinos. Destacó que en democracia los civiles definen la política de defensa.

De histórica calificó el presidente de la República, Rafael Correa, la inversión para las Fuerzas Armadas ecuatorianas durante los 8 años de gobierno. Ya son $ 1.718 millones, “6 veces más de lo que invirtieron los gobiernos entre 2000 y 2006”.

Con esas cifras el Jefe de Estado rechazó las críticas que apuntan  que su administración ha abandonado a las Fuerzas Armadas. El Presidente acudió ayer al relevo de mando de la Marina, que ahora será liderada por Luis Santiago Chávez, en reemplazo a Luis Jaramillo Arias.

En su discurso, el Presidente enfatizó que en 8 años de gobierno “como nunca antes se ha respetado la estabilidad de los mandos”, pero que sectores de la prensa, la oposición, incluso “unos pocos militares en servicio pasivo” tratan de causar daño. El gobierno se precia de ser el único en lograr que los comandantes cumplan los 2 años de mandato sustituyendo a épocas de inestabilidad en el mando militar.

Instó a las FF.AA. a dejar “la visión anacrónica de unos pocos militares en servicio pasivo que la quieren presentar como institucional”; esto por las críticas provenientes de exmilitares de que se intenta debilitar a la institución castrense, con nombramiento de civiles como ministros de Defensa o que se las “distrae” de su labor fundamental.

“Lo que molesta a ciertos representantes del viejo país es que ya no son ellos los que ponen las condiciones, sino el poder civil, con absoluta legitimidad democrática. ¿Quiénes son los responsables de que los civiles no sepamos de defensa? Durante años las FF.AA. manejaron el Instituto de Altos Estudios Nacionales, ¿y cuántos civiles formaron durante esa gran oportunidad que tuvieron?”, se preguntó.

Criticó que no se quiera entender que en democracia los civiles definen las políticas de la defensa sin suplantar a las FF.AA. en sus acciones estratégicas y operativas y que la oposición a esa idea refleja el intento de concentrar poder militar en algunos sectores y mostrar cierto desprecio a la capacidad civil.

Dijo que está en juego el tipo de sociedad: una que responda a grupos de poder u otra donde se actúa en función del bien común. “Mientras yo sea Presidente es esa segunda clase de sociedad la que siempre buscaré”, aseveró.

Correa llegó a la ceremonia luego de que en el enlace ciudadano pasado describiera su visión sobre las Fuerzas Armadas y los hechos del 30S. En este punto reiteró que sí hubo un intento desestabilizador, a propósito de lo manifestado por el exjefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Ernesto González, quien escribió un libro en el que asegura que el gobernante estuvo retenido, mas no secuestrado.

Los hechos del 30 de septiembre de 2010 “fueron provocados por una campaña de desinformación acerca de la nueva Ley Orgánica de Servicio Público (Losep), que fue reconocida como una de las mejores de la región y a la cual no se le ha cambiado un ápice”.

Sobre el bombardeo de Angostura en 2008, recordó que la inteligencia de Ecuador estaba infiltrada y al servicio de un país extranjero. El principal informante era el entonces Jefe de Inteligencia del Ejército, Mario Pazmiño, como lo reconoce González en su obra.

“¿Se imaginan soldados en qué manos nos encontrábamos, ojalá todos entendamos lo extremadamente grave de esta situación. Los mismos que reclaman al Presidente que como Comandante en Jefe no da importancia a las FF.AA. son los que nunca informaron, peor pidieron autorización por estar bajo sometimiento de potencias”, cuestionó.

Sobre la inversión citó como ejemplo las mejoras en sueldos y jubilaciones, pues en 2006 un capitán percibía $ 598 y a finales de 2014 recibe $ 2.390, mientras que un soldado recibía apenas $ 118, y $ 933 en 2014.

En cuanto a jubilaciones dijo, por  ejemplo, que el ingreso de un sargento primero era en 2006 de solo $179, y en 2014 es de $ 893.

http://www.telegrafo.com.ec/