Blog Page Title

Análisis del proyecto de enmiendas transcurre con pedidos de consulta

Realizar una consulta popular sobre parte o todo el paquete de enmiendas a la Constitución fue uno de los pedidos que ayer marcó el debate en Guayaquil.

En la ciudad se organizaron dos encuentros, en distintas universidades, para discutir sobre el contenido del proyecto de Alianza PAIS (AP).

Uno lo convocó la comisión legislativa responsable del tema, y otro, exasambleístas de la Constituyente que se oponen al trámite en marcha.

El análisis transcurre en la Asamblea, donde AP tiene mayoría, y está en su fase de ‘socialización’, previo al segundo debate en el pleno. El primero fue en diciembre pasado.

La Comisión Ocasional de Enmiendas sesionó en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, como parte de la ‘socialización’ de las 16 enmiendas.

Esto es, explicó su presidente Juan Carlos Cassinelli (AP), recibir observaciones a favor y en contra del proyecto para “mejorar” su texto, de ser el caso.

Los asambleístas de la comisión escucharon a 14 personas, entre académicos, juristas, políticos, periodistas y otros.

Pero cuatro intervenciones exacerbaron los ánimos de ciertos asistentes, que gritaron al unísono: “¡Consulta popular!”.

Por un lado, Francisco Jiménez, Roberto López y Diego Borja objetaron que el trámite se lleve en el Legislativo y no se convoque a tal plebiscito.

Por otro, Dalton Bacigalupo defendió el procedimiento.

Los dos primeros, que son parte del colectivo Compromiso Ecuador, coincidieron en que al menos la enmienda sobre la reelección de las autoridades debe ser sometida a las urnas.

El cambio propuesto por AP busca suprimir la expresión “por una sola vez”, del artículo pertinente en la Carta Magna.

Borja, exconstituyente y exministro del actual régimen, refirió que durante la Asamblea de Montecristi (2007-2008) se estableció un ‘candado’ a la reelección para que nadie pretenda quedarse en el poder.

En cambio, Bacigalupo, exdirigente de la ID, defendió la “legitimidad” del trámite en el Parlamento. Recordó que inició luego de un dictamen favorable de la Corte Constitucional.

Aplaudió la ‘socialización’ que la comisión emprende, y pidió a sus asambleístas no caer en el “circo político” de algunos, a quienes no identificó.

“Ya vemos por ahí que se pretenden ciertos llamados a consultas populares para pretender bloquear este proceso constituyente”, aseveró.

Su declaración fue interrumpida con gritos de “¡consulta popular!”, de parte de una veintena de asistentes.

En otra universidad, la de Guayaquil, se realizó un foro con grupos sociales.

Fue organizado por algunos exconstituyentes, como Mónica Chuji, César Rodríguez, Alberto Acosta, entre otros.

Ellos insistieron en que la Carta Magna sí puede modificarse, pero que la vía democrática es una consulta popular.

Rodríguez comentó que se apoyará cualquier iniciativa que pase los filtros del Consejo Nacional Electoral y de la Corte Constitucional.

Acosta advirtió que dicho plebiscito no debe tomarse como un adelanto de los comicios del 2017, por lo cual sus impulsores no deberían ser candidatos.

Desde el público surgió, además, otra propuesta: promover la revocatoria del mandato de los asambleístas que den paso a la enmienda. (I)

Este espacio es para discutir a favor o en contra (de enmiendas); este espacio es para construir una Constitución más sólida”.
Juan Carlos Cassinelli, presidente de la Comisión Ocasional

La socialización que hace la Asamblea implica simplemente informar lo que ya se ha decidido. Nosotros creemos que hay que escuchar a la gente y defender las libertades”.
Mónica Chuji, exconstituyente

 

http://www.eluniverso.com/