Blog Page Title

Alcohol y obesidad, enemigos del hígado

El cáncer de hígado es más frecuente en los hombres que en las mujeres y, generalmente, se observa en personas de 50 años o más.

Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer, en el presente año se estima que 35.660 individuos serán diagnosticados con este mal en EE.UU. De ellos, 25.510 serán hombres y 10.150 mujeres.

María Gabriela González, asesora médica de Bayer, señala entre los factores que pueden conducir a que este órgano se vuelva canceroso el consumir alcohol en exceso.

“Generalmente el cáncer de hígado es silencioso, es decir, no da síntomas solo hasta cuando la enfermedad ha progresado. Entonces puede aparecer ictericia (color amarillo de piel y ojos), dolor abdominal y la sensación de una masa al palpar el abdomen”, explica González.

El hígado es una fábrica que procesa todo lo que ingresa en el organismo y lo convierte en sustancias que sirven al cuerpo, cuando este deja de funcionar correctamente, todos los demás órganos se deterioran y a la larga esto conduce a la muerte.

Según la Sociedad de Oncología Médica, las infecciones crónicas por el virus de la hepatitis B y C, causantes de la cirrosis, son los factores más frecuentes de este tipo de cáncer. Añade que los portadores del virus de la hepatitis B presentan un riesgo aproximado 100 veces superior de desarrollar cáncer primario al hígado.

La doctora González indica que una vez descubierto el padecimiento, el tratamiento dependerá de su estado. “Si es una etapa temprana, se realiza cirugía para retirar el tumor; si es etapa mediana, se puede usar ablación (destrucción) o radioterapia y podría pensarse en un trasplante de hígado”, explica.

De acuerdo con la especialista, este tipo de cáncer lo pueden contraer desde los niños hasta los ancianos. Pero el carcinoma hepatocelular (HCC), que es el más grave de todos y más frecuente (uno de cada cuatro cánceres de hígado diagnosticados son HCC), es más común en varones jóvenes y en los adultos.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer de Hígado informa que la edad promedio cuando se lo detecta es de 63 años. Esta entidad recomienda, entre los cuidados para prevenirlo, no fumar y evitar la obesidad, un factor que conduce a los individuos a tener un hígado graso y otras dolencias como la diabetes asociadas también al terrible mal. (I)

http://www.eluniverso.com/