Blog Page Title

Más de 10 mil fieles se esperan en la Catedral para santa ceniza

Unos ramos de palma u hojas secas –guardadas el Domingo de Ramos del año pasado–, libros y estampas religiosas se incineran en un asador de metal, junto al altar de la Catedral, el viernes 13 de febrero.

La humarada se disipa rápido en el ambiente y al poco tiempo solo quedan los restos. Se los pasa por un cedazo y así se obtiene la ceniza que hoy los católicos recibirán en su frente por el Miércoles de Ceniza.

Los feligreses son quienes donan los ramos y del proceso de producción del polvo se encarga Ernesto Quiñónez. Él es uno de los cuatro sacristanes de la iglesia, quienes se turnan para recolectar, en cinco días, las cinco libras de ceniza que se impondrán, mezclada con agua bendita, a los más de diez mil feligreses que se espera que acudan a las trece misas que se celebrarán en esta iglesia, en el centro de la urbe.

Rómulo Aguilar, rector de la Catedral, sostiene que la imposición de la ceniza simboliza la frase: “Polvo somos y en polvo nos convertiremos”, haciendo referencia a que la vida en la tierra es pasajera y que las personas solo se llevan lo que hayan hecho por Dios y el prójimo.

Con este día se inicia la Cuaresma, época en que se recuerdan los 40 días que Jesús estuvo en el desierto, en ayuna y en oración, preparándose para su vida pública como predicador.

“Para nosotros son muy importantes esos 40 días porque también simbolizan los 40 años que el pueblo judío vagó en el desierto, después de haber salido de la esclavitud de Egipto. Es un tiempo para recordar estos hechos y mediante la penitencia, oración y limosna, prepararnos espiritualmente para celebrar la Semana Santa”, señaló César Piechestein, párroco de la iglesia San Alejo.

En esa iglesia, ubicada en el sector de la Bahía, una taza de ceniza es suficiente para los fieles que acuden a las dos misas programadas. Mientras, en la iglesia San Agustín, en Luis Urdaneta y Pedro Moncayo, unas dos libras del polvo se usan este día, en cinco eucaristías.

Y aunque no asistir a esta manifestación de fe no es considerado una falta, las iglesias se suelen llenar este día por costumbre. Así coinciden algunos feligreses, como Martha López, de 45 años. “Es una tradición que me inculcaron mis padres y que la continúo porque así como Jesús se preparó, nosotros debemos hacerlo. Empieza un tiempo para reflexionar sobre nuestras vidas”, dijo.

En este periodo litúrgico se realizan las prácticas del ayuno, oración y limosna. El primero se refiere a abstenerse de comer carne el Miércoles de Ceniza y cada viernes de la Cuaresma, porque Jesús murió ese día, explica Piechestein.

A través de la oración, agrega, uno se acerca más a Dios y la limosna es una forma de contribuir con lo que da el Señor.

Otro ritual que se cumple en las iglesias católicas es no colocar flores en los altares y los sacerdotes tienen que usar el traje morado, color que representa la muerte, durante el tiempo de Cuaresma. (I)

Apuntes
Eucaristías

Horarios
En la Catedral se darán las misas cada hora de 07:00 a 19:00; en San Alejo, a las 12:00 y 19:00; San Agustín, 07:30, 08:30, 11:00, 17:00 y 19:00; y en Santa Teresita (Entre Ríos) se dará a las 07:15, 08:00, 09:30, 17:30, 19:00 y 20:30.

http://www.eluniverso.com/