Blog Page Title

Autos clásicos acudieron a revisión técnica ambulante

El parqueadero del centro comercial Albán Borja, en el norte de Guayaquil, fue el punto de encuentro. Aquí, ayer, los propietarios de 75 autos clásicos se reunieron para que la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) revisara sus unidades.

Mini Morris, Mini Moke, Triumph, Caprice Classic, Malibú Classic, Volkswagen, entre otros, coparon parte del estacionamiento y captaron la atención de los transeúntes, quienes aprovecharon para fotografiarse con los carros.

Roberto Pombar, fotógrafo y dueño de autos clásicos, convocó a los coleccionistas. Aunque el llamado se hizo para alrededor de 120 personas propietarias de este tipo de vehículos en la ciudad, al sitio llegaron 75.

“Para nosotros está contemplado el año; si los carros en ese año no vinieron con freno de mano, se están respetando todas esas restricciones que por los años no vinieron, porque los tenemos como clásicos, no para rodar normalmente”, dijo Pombar. Él matriculó sus cuatro autos Volkswagen escarabajo.

Esta actividad fue posible, indicó Diego Rentería Egas, director de Revisión Vehicular de la ATM, luego de que la Asociación de Vehículos Clásicos solicitara el servicio de la unidad móvil a la entidad.

Esta plataforma autónoma permite inspeccionar vehículos livianos y pesados, previo el pago de la matrícula y de la revisión, además de un costo adicional de $ 10 por la unidad móvil. En total se haría un pago por 36,03 dólares.

“Cualquier empresa, cualquier instituto o grupo que tenga de 20 a 30 carros pueden pedir el servicio de una revisión vehicular móvil”, señaló Rentería.

Para solicitar este servicio, agregó, los interesados se acercan al Centro de Revisión Vehicular norte, en la avenida de las Américas, y gestiona la petición de la unidad con personal del Consorcio SGS.

Ángel Alcívar, de 60 años, acudió con su camioneta Willy de 1950 para este proceso. Alcívar, del Classic Power Club, revisaba el motor y frenos de su vehículo. “Lo uso regularmente, los otros dos autos clásicos, un Mustang del 67 y un Capri del 94, sí pasaron la revisión”, aseguró Alcívar.

Hasta las 14:00, de los 75 inscritos solo se habían revisado 33 automotores. “Nosotros hacemos la inspección de en qué condiciones se encuentra, si es que el vehículo como tal cumple las especificaciones técnicas como auto clásico, tiene sus consideraciones técnicas como igual”, indicó el directivo.

Los propietarios de los automóviles que no aprobaron en esta inspección, añadió, tendrán 30 días de prórroga para llevar su automotor, pero en esta ocasión a uno de los centros de revisión vehicular permanente. (I)

10
dólares es el costo adicional por la revisión ambulante.

http://www.eluniverso.com/