Blog Page Title

Una mente activa es clave en vacaciones

Es bueno que la mente y el cuerpo de los niños se mantengan activos durante las vacaciones con diversos ejercicios mentales.

Según Evelyn Moncayo, directora de Fitness Cerebral, el ajedrez es una de las herramientas que ayudan en ese objetivo. Mejora la atención, la concentración, la toma de decisiones y, en niños pequeños, hasta la motricidad. Incluso en terapias psicopedagógicas, refiere.

“Desde que nacen hasta los siete años es una etapa importante para trabajar sobre la inteligencia que va a tener una persona durante su vida adulta, no quiere decir que luego ya no importa, pero es una etapa muy importante a nivel cognitivo para los niños”, comenta Moncayo, quien agrega que es recomendable enseñarles una herramienta que desarrolle su pensamiento, como un ‘músculo’ que debe ejercitarse.

“Yo recomiendo los legos, juguetes equilibrados que les ayude a desarrollar su pensamiento”, sugiere Moncayo.

Ella también apunta que es un error que los niños no hagan nada en vacaciones, pues eso no ocurre en la vida real que van a tener cuando sean adultos (en un mundo competitivo), sino que se debe procurar que practique otro tipo de actividades.

Esto ayudará a que en los meses que no hay estudios escolares se hagan beneficiosos al momento de reincorporarse al área académica, por lo que se le hará más fácil. “Es importante que no dejen totalmente una actividad mental”, refiere.

Una buena nutrición con un régimen adecuado en el que haya proteínas y vitamina D es importante para el funcionamiento cerebral, según el neurólogo Óscar Del Brutto. También comenta que hay evidencia de que el tener una base cultural reduce el riesgo de deterioro intelectual en la edad adulta. “El riesgo no aumenta si no lo hace (ejercicios mentales), disminuye si uno lo hace”, apunta el médico, quien recomienda a adultos mayores juegos como crucigramas y de tableros, y Sudoku para bajar la incidencia de la enfermedad de Alzheimer.

La médica nutricionista Mariuxi Egas Miraglia comenta que para mejorar las condiciones cognitivas de un niño o un adolescente, estos deberían comer de manera equilibrada preparaciones que contengan una fuente de proteína (animal o vegetal) y un almidón (cereal o tubérculo) . “Debe ser una comida equilibrada y variada que contenga estos alimentos combinados, no individuales”, dice la nutricionista, quien agrega que el consumo de frutas también aporta con vitaminas y minerales necesarios, que se consumen en los procesos de pensamiento. (E)

http://www.eluniverso.com/salud