Blog Page Title

Bienestar, la principal causa de felicidad

Wilson Punina vende churros y empanadas en el Parque Forestal de Guayaquil. Para él, la felicidad se basa en momentos como tener una buena venta o ver a sus hijos estudiando y trabajando.

Tanto la psicología positivista como la humanista, concuerdan que la felicidad es un estado del ánimo que supone una sensación de bienestar, satisfacción y realización, refiere Arelly Zapata, del Centro Especializado en atención psicológica. No obstante, advierte, que el concepto es relativo. Pues “no existe un índice o una categoría que haya que alcanzar para que alguien se considere como una persona feliz”.

En el caso de los ecuatorianos, la lista de sus prioridades está liderada por su familia, agrega esta psicóloga clínica. Por ello, “al lograr el bienestar familiar se experimenta la sensación de felicidad”, y con ello todo lo que implica garantizarlo: salud, educación, vivienda, religión, diversión y un empleo o ingresos económicos.

Para ella, los que experimentan este estado de ánimo a través de la realización personal es aún un grupo menor, pero que va en aumento.

Raquel Rodríguez, presidenta fundadora de Narices Rojas, cuenta que a los 19 años le diagnosticaron una enfermedad crónica por la cual le hicieron una operación a corazón abierto. Hoy, valora cada momento de su vida.

Desde hace 9 años, afirma, conectó su nariz con su corazón y visita con el grupo de Narices Rojas hospitales, centros y zonas vulnerables para realizar obras de teatro y llevar alegría a quienes lo necesitan. Para ella, el principal obstáculo para alcanzar el bienestar es depositar la felicidad en personas o cosas.

“Piensan en alegrarse el día que me case, que tenga una casa, que tenga un carro (…) y pasa el día y no se vive el hoy. La felicidad no se encuentra afuera, sino adentro de uno”, comenta Raquel.

Este último punto lo comparte Renata Péndola, fundadora y profesora de Atman Yoga, quien dice que la felicidad se trata de una decisión. “En nuestra vida pasamos por muchas situaciones o factores externos que pueden influenciar nuestro estado de ánimo; sin embargo, el objetivo de la práctica del yoga –para quienes lo realizan– es poder mantener tu mente de manera ecuánime para que absolutamente nada de lo que pase alrededor pueda afectar ese estado, quitarte la felicidad o la paz”, agrega.

Ella resume su punto de vista con la frase de Yogananda Paramahansa: “Si quieres estar triste, nadie en el mundo podrá conseguir que seas feliz. Pero si decides estar feliz, no habrá nadie en la Tierra que pueda arrebatarte esa felicidad. La felicidad es una elección”. (E)

http://www.eluniverso.com/