Blog Page Title

Aludes en la Alóag-Santo Domingo habían cobrado 6 víctimas confirmadas hasta ayer

Ayer, se confirmó que 3 hombres viajaban en el automóvil Peugeot hallado la tarde del sábado entre los restos del alud ocurrido la noche del jueves, en el kilómetro 28 de la carretera Alóag-Santo Domingo.
El vehículo tiene placa de la Provincia de Tungurahua y los cuerpos fueron trasladados a la morgue de Mejía (Machachi).

Hugo Guarderas, comandante del Cuerpo de Bomberos del cantón pichinchano, señaló que las víctimas respondían a los nombres de Wilson López, Wilmer Osorio y Carlos Amores Sánchez.

Otros tres cadáveres (una mujer y dos hombres) fueron extraídos el viernes  junto con los restos de la camioneta en que viajaban.

Este último automotor tenía placas de la Provincia de Azuay (ABC-6627) y  estaba matriculado a nombre de Julio Cabrera. Dos de estas víctimas fueron identificadas como Henry Andrés Chávez (31 años) y Gina Magaly Silva Velasco (34); el nombre del tercero se desconocía hasta el domingo.

Ayer circularon versiones de que había un tercer carro atrapado, pero hasta la tarde no se confirmó este hecho.

Mientras tanto, continuaban las labores de limpieza en la vía, aunque la Prefectura prefirió no adelantar una fecha para su habilitación.

En El Oro, el subdirector técnico del ECU-911 Machala, Patricio Buñay, informó que la semana pasada recibieron llamadas por 1.300 incidentes relacionados al temporal.

Los más relevantes ocurrieron en Piñas por un derrumbe que afectó varias viviendas y en Huaquillas se registró el desbordamiento de quebradas bajas y del Canal Internacional. Asimismo, en el cantón Santa

Rosa hubo problemas porque colapsaron las alcantarillas y se salió del cauce el río Pital (Carne Amarga), que afectó a 8 barrios.

Según el último reporte del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) son 285 albergados en El Oro. En Tungurahua, Cotopaxi y Pastaza se produjeron derrumbes y desbordamientos de acequias, sin que provoquen daños graves.

Árboles caídos y crecida

En el puerto principal se produjeron dos fenómenos entre la tarde y noche del sábado. Cerca de las 17:00, dos árboles cayeron sobre vehículos en el parque Forestal (en el sur) a consecuencia de los fuertes vientos. No hubo heridos y solo se reportaron daños materiales. En distintos sectores de la urbe los árboles y cables de los postes de energía se remecían por la ventisca.

Mientras en la noche, las áreas cercanas al Estero Salado y a la ría  se inundaron por la subida de la marea catalogada como la más alta del año por las autoridades.

Cerca del puente de Las Monjas   (Urdesa), en el norte; a la bajada del viaducto de la calle 17 (Suburbio), inmediaciones de la Terminal Terrestre y La Puntilla (Samborondón) el agua llegó a las calles y avenidas sin causar desastres.

http://www.telegrafo.com.ec/