Blog Page Title

Rechazo a enmiendas le sigue el paso a los debates oficiales

Entre gritos, manifestantes que apoyan al líder de CREO, Guillermo Lasso, y militantes de Alianza PAIS (AP) se tomaron ayer los bajos del Municipio de Esmeraldas, mientras que la Comisión Especializada para el tratamiento de enmiendas constitucionales se reunía adentro, en el Salón Verde.

El presidente de la comisión, Juan Carlos Cassinelli (AP), dijo que en estos conversatorios se busca escuchar las voces de diferentes sectores, ya sean de quienes se oponen, están a favor o quienes proponen agregar o quitar texto a alguna de las 16 enmiendas.

Y antes de la reunión dijo que a Lasso se le permitiría ingresar al conversatorio si lo solicitaba. Pero el líder opositor dejó en claro desde su llegada a los bajos del Municipio que no tenía intenciones de subir. Sus simpatizantes lo estaban esperando y él desde el balde de una camioneta les dijo que respaldaba al 81% de ecuatorianos que exigen una consulta popular:

“Allá, en ese salón con aire acondicionado, se reúnen quienes piden permiso para hablar; acá se reúne el pueblo libre. Allá, con aire acondicionado, se reúnen aquellos que piden perdón después de hablar; aquí, conmigo, se reúne el pueblo que no tiene miedo”, dijo.

Lasso llamó a sus seguidores a marchar. “Vamos a las calles a reunirnos con el verdadero pueblo y no encerrados en un cuarto con aire acondicionado”. Y esa marcha recorrió cerca de diez cuadras y se disolvió.

En el conversatorio habló el alcalde de Esmeraldas, Lenín Lara (AP), como anfitrión y luego el asambleísta, su coideario Gabriel Rivera, quien aseveró que los cambios benefician a los trabajadores y que no se pueden tolerar desigualdades de derechos entre obrerod o empleados públicos, y agregó que en el pasado salía el pueblo a protestar y que ahora lo hacen los banqueros, haciendo alusión a la marcha de Lasso.

También intervino Darío Robinzón, en representación de juventudes, quien destacó beneficios de las enmiendas. Galo Lajones, de la RED de docentes, quien advirtió de la desigualdad y los inconvenientes que tienen los maestros debido a la carga de ocho horas de trabajo. Marco Suquitana, por los universitarios, entre otros. (I)

http://www.eluniverso.com/