Blog Page Title

Hombre irá 30 meses a prisión por traficar cuernos de rinoceronte, marfil y coral

La Justicia de Estados Unidos condenó este miércoles a 30 meses de prisión al propietario de una tienda de antigüedades de Richmond (Canadá) por traficar con cuernos de rinoceronte, marfil de elefante y coral, que compraba en Estados Unidos y enviaba por correo a localidades fronterizas con Canadá.

Según un comunicado del Departamento de Justicia, Tony Guan fue detenido en marzo de 2014 en el marco de la operación policial “Crash” (“Choque”), una campaña nacional contra el tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte y artículos hechos con marfil de elefantes, que pasaban desde Estados Unidos a Canadá.

Guan fue arrestado después de volar desde Vancouver (Canadá) hasta Nueva York, para comprar dos cuernos de dos rinocerontes negros en peligro de extinción a dos agentes encubiertos del cuerpo estadounidense de Pesca y Vida Salvaje en una tienda en el neoyorquino barrio del Bronx.

Después de adquirir los cuernos, Guan pidió a los agentes encubiertos que le llevarán en coche a él y a otra mujer, que actuaba de intérprete, a una oficina de correos para enviar los cuernos por servicio exprés.

En el paquete, el procesado escribió una dirección de correo de la localidad Point Roberts, en el estado de Washington, a menos de una milla (1,6 kilómetros) de la frontera con Canadá y a una distancia de 17 millas (27,3 kilómetros) de su negocio de antigüedades.

Guan etiquetó la caja con los cuernos de los rinocerontes negros como “artesanía”, según detalla el Departamento de Justicia.

Mientras Guan era arrestado en Estados Unidos, las autoridades de Canadá registraron su negocio en Richmond y se incautaron de nueve artículos, que posteriormente fueron identificados como objetos de vida salvaje comprados en Estados Unidos a través de un negocio de subastas en Internet con sede en Nueva York.

Estos artículos, hechos de marfil de elefante y coral, fueron introducidos de contrabando desde Estados Unidos a Canadá sin la declaración exigida y sin los permisos que establece la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites, por sus siglas en inglés).

Guan reclutó a estudiantes universitarios y a conocidos para que le ayudaran en sus actividades de contrabando, según la Justicia estadounidense.

Además, durante la inspección de los negocios del procesado, la policía canadiense descubrió diferentes narcóticos ilegales, entre los que destacan 50.000 pastillas de éxtasis.

“Hacer contrabando con la vida salvaje es un delito trasnacional que no conoce fronteras y requiere una respuesta internacional”, advirtió el comunicado del Departamento de Justicia. (I)

http://www.eluniverso.com/