Blog Page Title

Radiodifusores no descartan una eventual devolución de frecuencias al Estado

Los grupos cuencanos Valencia, Cardoso, Piedra y Reino tienen en sus manos 12 frecuencias. Un miembro de AER-Manabí aseguró que en el pasado había un festín con las concesiones.

La cercanía del proceso (abril) para la entrega de frecuencias de radio en varias provincias del país pone en alerta a los gremios de radiodifusores.

Johnny Llerena, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER), núcleo de Tungurahua, señaló que actualmente en la provincia existen tan solo dos radios comunitarias.

“Las emisoras Paz y Bien, de la orden religiosa Franciscana de Ambato, y La Voz del Santuario, de la confesión Dominicana del cantón Baños, son las únicas de esa naturaleza. Pese a que no pertenece a AER, un tercer medio de tinte evangélico de Ambato se podría considerar como comunitario”, dijo.

En cuanto a las públicas, en la provincia existe una. Esta es la Radio Provincial Identidad 101.3, al aire desde julio de 2014 y a cargo de la Prefectura. Su señal llega a los 9 cantones.

Varias emisoras ambateñas, entre ellas Radio Paz y Bien, Bonita, Caracol, Alegría y Panamericana, tienen repetidoras en provincias vecinas. La frecuencia de estos medios llega a Chimborazo gracias a equipos existentes en esas provincias. Además, Radio Bonita 93.7 se la escucha en Pastaza.

Llerena, quien además es gerente  de Radio Panamericana 92.9 FM, dijo que los radiodifusores tungurahuenses están preparados para el concurso público que iniciará el próximo mes.

“Hay grupos radiales familiares que tienen varias frecuencias y están conscientes de que una vez iniciado el concurso tendrán que desprenderse de una o más”, agregó.

AER Tungurahua está conformada, además de las radios antes mencionadas, por otros 22 medios de comunicación, entre ellos Radio Ambato, Caracol, Líder, Colosal, Rumba, Romance, Melodía y Amor.

En este territorio no existen radios nacionales, pues la cobertura de la mayoría de medios de comunicación locales no cubre una población superior a 400 mil habitantes.

Frecuencias en 4 familias

Según un informe que tiene la Superintendencia de Comunicación e Información (Supercom), en Cuenca existen 33 radios, tanto en AM como en FM. Solo entre las familias Valencia, Cardoso, Piedra y Reino están 12 frecuencias.

La familia Valencia tiene tres radios: Wradio, cuyo concesionario es Edmundo Valencia Vintimilla; radio K1, bajo el mismo nombre la concesión y la representación legal; radio Splendid está a nombre de Rubén Valencia Zurita, padre de Edmundo Valencia.

En cambio la familia Cardoso dispone de radio Ondas Azuayas, cuyo titular de la concesión es José Cardoso Feicán. Asimismo está la radio Cosmos a nombre de Guido Cardoso Martínez; radio Antena 1, de Gustavo Cardoso Martínez; y una denominada La Roja, cuya concesión la tiene José Cardoso Feicán, padre de los antes mencionados y su representante legal es Guido Cardoso Martínez.

La familia Piedra tiene Radio Tomebamba AM y FM, cuyo concesionario es Jorge Piedra Ledesma, exalcalde de Cuenca y radio Súper 9.49, a nombre de los hermanos Piedra Cardoso. Cómplice y radio Activa FM 88 tienen como representante legal a Fernando Reino.

En Azuay existen 45 frecuencias que son utilizadas por distintas emisoras.

Radio Sono Onda Internacional es catalogada como radio comunitaria y abarca las poblaciones de Oña, Paute, Nabón en la parte sur del Azuay, Guachala, Chordeleg, en la parte oriental llegando a Cañar; Alausí, Saraguro, Gualaquiza, Limón, este último en la provincia de Morona Santiago. Hay también dos  utilizadas por medios religiosos: Radio Católica y Radio María.

El resto está distribuido en los cantones de Sigsig, Santa Isabel, Paute, Oña, Gualaceo, Girón y Santa Isabel. En este último funcionan 4 radios, una de ellas Chaguarurco, cuyo concesionario y representante legal es Luis Alberto Luna Tobar, exarzobispo de Cuenca.

Gustavo Valencia, principal de AER-Azuay, dijo que convocaron a los demás afiliados para discutir la Ley de Comunicación.

A su criterio, “hay un abuso de cadenas, un abuso de los espacios y una presión del Estado. Desprograman toda la grilla que existe”, pero también dijo que en la reacreditación de frecuencias no ha existido claridad por parte del Estado.

Una reversión al Estado

En la región que abarca las provincias de Bolívar, Napo, Pastaza, Tungurahua, Cotopaxi y Chimborazo se registran 178 radios en FM y 36 en AM; 6 tienen el carácter de comunitarias.

En Chimborazo existen 60 radios en FM y 7 en AM bajo concesión privada. La emisora Sotaurco, que se mantenía bajo la denominación de comunitaria, dejó de funcionar y su frecuencia fue revertida al Estado.

Diego Salazar delegado regional de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel), señaló que la mayoría de frecuencias se encuentra con concesionarios privados y no existen frecuencias comunitarias ni públicas.

“Existen otros a quienes ya se les caducó la concesión y por lo tanto se ha entregado una prórroga hasta que entren en subasta pública; este evento permitirá que los interesados en las frecuencias presenten un plan comunicacional, los mejores puntuados entrarán en el proceso”, mencionó Salazar.

Recalcó que este proceso de nueva repartición permitirá la democratización de las mismas.

“Con la subasta se asigna a la persona que presenta el mejor proyecto técnico, económico y comunicacional. Ya no existirán privilegios sino que serán entregadas bajo una subasta pública”, acotó.

Para este proceso existen radios que ya se preparan, como el caso de Escuelas Radiofónicas Populares (ERPE), las cuales tienen su plan comunicacional y esperan con expectativa la subasta. “Esperamos que esto sea equitativo, que se cumpla el espíritu de la ley, para el beneficio de las personas que escuchan y disfrutan de los programas radiales; estamos a la espera y preparados”, indicó Octavio Aucancela, miembro de Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador (ERPE).

Mientras Lenín Andrade, de la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER) en Manabí, recuerda que en 1994 las concesiones se entregaron por conveniencia.

“Hubo un festín de las frecuencias, porque se repartieron a diestra y siniestra, principalmente a diputados. Muchos de ellos creían que con tener una  radio podían ser reelectos. El espectro en este país se lo asignaba a dedo”, señaló.

A su criterio, “en la provincia, al menos, deben ir al concurso de frecuencia el 50% de radios, entre matrices y repetidoras. Entre las estaciones que terminaron su contrato están Farra, RNC, Scándalo, entre otras. Asimismo, Manavisión y Televisión Manabita. Lo importante es que ya existe un plan nacional de distribución de frecuencias”.

Andrade espera que se cumplan los parámetros para que un grupo se haga acreedor a una frecuencia comunitaria. “La anterior Ley de Radiodifusión y Televisión (creada en 1975 y reformada en 1995) era perversa, en donde podían cerrarle la estación a una persona por subjetividades”, aseveró.

Miguel Cárdenas, dueño de Radio Son de Manta, dijo estar de acuerdo con las regulaciones planteadas en las leyes vigentes.

“El que acata la ley y cumple con las disposiciones, no tiene problemas de ninguna naturaleza. Nosotros simplemente cumplimos el papel de concesionarios, y si cumplimos con la ley, no debemos tener miedo a ningún cambio”, refirió.

El 90% de los medios está en manos privadas

Mauro Andino, expresidente de la Comisión Ocasional que elaboró la Ley Orgánica de Comunicación, explicó que el objetivo es democratizar el acceso a los medios de comunicación.

En base a ello, añade, se precisó que no solo haya la concentración de medios en manos privadas, como existe actualmente, que es de casi el 90%, sino que se distribuyan las frecuencias y concesiones también para los medios públicos y comunitarios.

De esto última recalcó que la idea es fortalecer la comunicación a través de grupos y organizaciones sociales, como organizaciones indígenas, campesinos, estudiantes, madres de familia y otros.

“La Ley Orgánica debe cumplirse en forma paulatina. Requiere de una serie de reglamentos y resoluciones para hacer viable la aplicación”, puntualizó.

Andino asegura que la redistribución de frecuencias que regresen al Estado permitirá la digitalización de los sistemas de radio y televisión.

http://www.telegrafo.com.ec/