Blog Page Title

Método de ejercicios para combatir estrés estudiantil

Suena la campana y los estudiantes salen corriendo por los pasillos y se instalan en colchonetas. Se quedan en silencio apenas la instructora golpea un cuenco tibetano que emite sonidos musicales.

“Permítase experimentar la sensación de estar aquí, en este momento”, dice la instructora Caverly Morgan a dos decenas de estudiantes en la escuela secundaria Wilson de Portland, en el estado de Oregon.

Los estudiantes se registraron en una clase de un año sobre atención plena, cuyo objetivo es aliviar la ansiedad y la depresión, y prevenir actos de violencia. Durante 90 minutos, tres veces por semana, los estudiantes practican yoga, meditan sentados y caminando, ensayan técnicas de visualización y respiración profunda, preparan un diario personal y aprenden a escuchar a los demás sin juzgar.

La idea es que concentrarse en el instante puede ayudar a una persona a lidiar mejor con el estrés, las emociones difíciles y las ideas negativas.

La atención plena, el yoga y la meditación son cada vez más populares en Estados Unidos, debido a sus beneficios para la salud emocional, mental y física. Estas prácticas centenarias se remontan a los budistas y los hinduistas, pero las culturas occidentales las han secularizado y enfocado en posturas físicas, respiración y técnicas de relajación.

Estas prácticas son ofrecidas actualmente a sus empleados por corporaciones como Google, Target y General Mills. Presos, pacientes internados en hospitales y los marinos las emplean para combatir el estrés y las enfermedades, mejorar la concentración y el bienestar y ahora escuelas de todo el país están empezando a usar estas prácticas.

Psicólogos pediátricos de la Oregon Health & Science University están estudiando el impacto del programa en los estudiantes. Aprender a reconocer al “crítico que llevan adentro” es vital para los adolescentes, según Morgan.

Un programa similar se da en la Rosemary Anderson High School, de la vecina Gresham, para estudiantes que han sido expulsados de alguna escuela, dejaron de estudiar, son desamparados o criados por solo uno de los padres.

Al principio los alumnos se mostraron escépticos, sin embargo, a mitad de curso dijeron que los ayudaba a lidiar mejor con sus sentimientos y con las cosas que los irritaban, y a tomar distancia de actitudes destructivas durante situaciones familiares difíciles. (I)

http://www.eluniverso.com/