Blog Page Title

Planes de acción por el clima, en aumento

Estados Unidos y Rusia se sumaron el pasado martes a los países que, con la Unión Europea y México, entre otros, ya fijaron sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero para después del 2020, a ocho meses de la conferencia sobre el clima en París.

Segundo gran contaminador, después de China, EE.UU. se comprometió a reducir entre el 26% y 28% sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de aquí al 2025 respecto del 2005, repitiendo las cifras anunciadas el año pasado en Pekín durante la conclusión de un acuerdo con China.

El miércoles, en cambio, Gabón presentó su plan de acción climática a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), convirtiéndose así en el primer país africano en hacerlo. Prevé una reducción de por lo menos el 50% para el 2025.

Con la de Gabón, hasta el viernes, 35 partes de la Convención habían presentado sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero para después del 2020. Se trata de todos los países de la Unión Europea, la Comisión Europea, México, Noruega, Suiza, más Estados Unidos y Rusia. Este último, que es el quinto estado más contaminante, por detrás del bloque europeo, se comprometió el martes a última hora. Inicialmente, todos los países “dispuestos a hacerlo” tenían que presentar antes del 31 de marzo sus contribuciones nacionales al objetivo mundial de limitar el calentamiento del planeta a 2°C respecto de la era preindustrial. El termómetro mundial subió ya 0,8°C.

Expertos, ONG y ciertos países esperaban hace unos meses que los anuncios hechos antes de fin de marzo permitieran evaluar el esfuerzo general y tener visibilidad sobre la diferencia a superar respecto de los objetivos. Pero los grandes países emisores de gas de efecto invernadero –China, Australia, Japón, Brasil, Canadá– no revelaron sus intenciones.

Las cifras de EE.UU. representan un “compromiso importante”, pero “la oferta actual es claramente insuficiente para mantenerse por debajo de los 2°C”, estimó la ONG 350.org.

Para un país anunciar su objetivo climático equivale, por ejemplo, a prever sus fuentes de energía fósiles, renovables, nuclear después del 2020: una decisión compleja porque debe considerar costos de inversión, necesidades para garantizar su desarrollo económico y la evolución de las tecnologías. (I)

http://www.eluniverso.com/